FERRARI Y KIMI CAMPEONES

¡Se hizo Justicia!

El ganador del duelo protagonizado por los pilotos de McLaren, entre inglés Hamilton y el español Alonso, fue el tercero en discordia, ese mismo que no tuvo ninguna publicidad antes ni después de la carrera. Aquél piloto parco, que esboza rara vez una sonrisa en su rostro. Conocido también como el “Hombre de Hielo”, Kimi Räikkonen, al mando del coche de Ferrari, ganó el GP de Interlagos, en Brasil. Con ello obtuvo 110 puntos, en el campeonato de Pilotos, sumando así su primer campeonato mundial. Dándole una alegría inmensa a todos los hinchas “Tifosis” que nunca dejaron de apoyarlo aún cuando se encontraba con pocas posibilidades de lograr esta gran hazaña. La escudería Ferrari ya había celebrado el titulo del campeonato de Constructores. Esto se debió a que el Comité de la FIA, determinó como castigo al Team McLaren-Mercedes, quitarle todos sus puntos ante un caso de espionaje.
En un final de infarto en la última carrera del año en Brasil, fue el finlandés el que se quedó con el título del campeonato de pilotos en la Fórmula Uno. Pero no fue fácil conseguirlo. En ese mismo circuito un año antes, la Ferrari sufría una de las más dolorosas derrotas frente al español Alonso, que se encontraba al mando un coche Renault, coronándose bicampeón, dejando en el camino al 7 veces campeón mundial, el alemán Michael Schumacher y forzándolo al retiro de las pistas, sin logran tan codiciado e histórico título. Pero aún así, los “Tifosis” de la Ferrari, abarrotaron las graderías del circuito brasileño. Soñaban aún con la posibilidad de ver al sucesor de alemán Schumacher, terminar con la hegemonía impuesta durante los dos últimos años por el español Alonso y acabar con los sueños e ilusiones de la sorpresiva amenaza del inglés Hamilton.


No podía ser mejor el comienzo de la carrera y la más emocionante del año. Todo parecía ir viento en popa para la escudería del “Cavallino Rampante”, pues en la Pole, se encontraba el brasileño Felipe Massa, que relegó al segundo puesto al piloto de McLaren, Lewis Hamilton. Quedando tercero, en la grilla el finlandés Kimi Räikkonen con su monoplaza de la Ferrari y detrás de él, el español Fernando Alonso, con su coche el conocido “Flecha de Plata”. Los cuatro partían en iguales condiciones, las fuerzas estaban parejas. La primera curva de la “S” de Senna, iba hacer determinante para la carrera. Al partir, Massa le mete el carro a Hamilton, que disminuye su velocidad. Es ahí dónde Kimi se aprovecha para alcanzarlo y luchar por el puesto. Hamilton trata de maniobrar su coche ante la arremetida del finlandés, pero ve que sus espejos retrovisores se llenan completamente de la figura del monoplaza de Alonso, que viene con unas ansias locas de quitarle su puesto. Es ahí, donde Hamilton, aturdido y desesperado por no chocar frena, haciendo una mala maniobra se despista, felizmente para él, pudo regresar a la carrera, pero en el octavo lugar.
Pero las cosas no terminaban ahí para el joven piloto de McLaren, buscando recuperar posiciones y sabiendo que sus principales contrincantes habían tomado una pequeña ventaja. Solo le quedaba tranquilizarse y buscar pacientemente un 5to lugar, para asegurarse el campeonato mundial pero, en la vuelta número ocho, tiene un problema electrónico en su vehículo. Bajando de velocidad, mientras todo el pelotón que iba detrás de él, lo pasaban sin mayor esfuerzo. La principal carta de Ron Dennis, se quedaba fuera de la pelea. Las tribunas explotaban, unas de alegría y otras de tristeza al ver como se le escapaban de las manos el título al inglés. Pero de pronto, el monoplaza empieza a funcionar. Aún tenía esperanzas, pero ya se encontraba en el puesto 18 y muy lejos de la punta.
Hamilton, sin otra alternativa que cambiar de estrategia sobre la marcha, decide hacer tres paradas, no llenar mucho de combustible y cambiar de llantas intermedias a lisas, para intentar al menos llegar a la quinta posición. Se la jugó todo por el todo, tenía coche para lograr la proeza. Pasaba sin mayor problema a los vehículos que se encontraban delante de él. Se convirtió por un momento en el Michael Schumacher del año pasado, esquivando coches, teniendo amor propio por alcanzar su objetivo y dar lucha hasta el final. Pero fue en vano, quedó séptimo, tan solo logrando 2 puntos y quedando segundo en el campeonato general.


Ahora solo quedaba ver qué pasaba adelante, aunque de reojo apreciar lo que hacía Hamilton para no llegar en el quinto lugar. Massa se encontraba imparable, con el aliento de su público, era el hombre clave para las aspiraciones de la escudería Ferrari y sobretodo de Kimi. Ya se sabía que en las paradas que tenían que hacer ambos coches, la punta iba a cambiar de dueño. Claro, sin ser tan obvios y no lograr sanciones de los comisionados, que andaban de veedores, no por los boxes de Ferrari, sino por el de McLaren-Mercedes, por el problema de favoritismos hacia inglés, dejando de lado al español. Ya Räikkonen, tenía en sus manos el liderazgo de la carrera, pero Massa era fundamental para sus aspiraciones, ya que si se colocaba en segundo lugar, entre el finlandés y Alonso, el título se quedaba en manos del “Hombre de Hielo”. Claro, siempre y cuando Hamilton no llegara al quinto lugar, pero eso solo iba a pasar si sucedía algo imprevisto, como lo fue los sucesos del Gran Prix de Interlagos.

Al Final, Kimi vio primero la bandera a cuadros, que lo proclamaba ganador de la carrera y campeón mundial de pilotos. Título que se vio manchado por las denuncias de espionaje de parte de la escudería Ferrari en contra de McLaren-Mercedes. Pues esos mismos monoplazas plateados, iban con ventaja a las carreras, dejando mal parados a los de Ferrari. Pero, curiosamente, los de Maranello, tuvieron su despegue cuando se dieron cuenta que algo no funcionaba mal, y fue por ello que decidieron elevar su reclamo al comité del máximo organismo del automovilismo mundial, la FIA.
Premio para Ferrari, que siguió apostando por sus pilotos haciendo caso omiso a las críticas, que les reclamaban conductores con mucho más coraje, y menos sangre fría. En clara alusión al finlandés Kimi, incluso añoraban al múltiple campeón Schumacher. Ahora la escudería del “Cavallino Rampante”, está mucho más encaminada a lo que piensa hacer la próxima temporada. Sin las presiones y los problemas personales que ha tenido en todo este año, su principal competidora, McLaren-Mercedes y por esas pugnas internas, dejaron escapar un título que ya lo tenían en el bolsillo.

Anuncios

Una respuesta

  1. Teeeeerrrriiible post loco!!!!

    Eso (no taaaaan largo) es de lo que te hablé hoy.

    Saludos Farguito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: