En la Argentina se busca estatizar los fondos privados de pensiones.

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, firmó el proyecto de ley para estatizar los fondos privados de pensiones para afrontar la crisis financiera.

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, firmó el proyecto de ley para estatizar los fondos privados de pensiones para afrontar la crisis financiera.

La presidente argentina, Cristina Fernández de Kirchner, propuso al Congreso terminar con los fondos privados de pensiones para evitar una crisis financiera en las jubilaciones. Esto permitirá al Estado absorber fondos por 30.000 millones de dólares. El proyecto de ley que crea el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), fue remitido de inmediato al Congreso, que lo debatirá para su aprobación la próxima semana. Fernández de Kirchner justificó la medida ante las perdidas mayores al 45% en los activos en manos de las administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones (AFJP), en solo este año, ocasionada por la crisis financiera mundial, comprometiendo las jubilaciones futuras.“Estamos ante un verdadero cambio estructural, estratégico, de defensa de nuestros jubilados y de nuestros pensionados”, anunció la presidenta, que también criticó con dureza a quienes aseguran que es una medida para captar fondos.

Es por ello, que la oposición cree que la medida esconde una primordial necesidad del Gobierno de hacerse de los fondos para enfrentar los vencimientos de deuda en el 2009 ante la estrechez del mercado de crédito internacional por las turbulencias globales. “está claro que en los momentos en que la inversión es una de las mayores necesidades y desafíos de la política económica, entre otras cosas para combatir la inflación, la medida (…) genera un contexto que desalienta la inversión en la Argentina”, declaró Sebastián Palla, presidente de la Cámara que agrupa a las AFJP. “El proyecto de ley que se anuncia no tiene una visión de largo plazo, sino que está basado en un hecho coyuntural, que es la crisis de los mercados financieros”, agregó.   

Mientras tanto, los mercados locales se derrumbaron por el temor a que la desaparición de los fondos de pensiones, los mayores inversores institucionales del país, quite liquidez a la plaza. Las acciones de la bolsa de Buenos Aires cayeron un 10,99% y los bonos de la deuda soberana bajó en un 7,0% en promedio. El peso argentino también se devaluó en un 0,45% frente al dólar a 3.30 por unidad en el mercado informal. Lo que hizo que el Banco Central inyectara altas sumas de dólares para frenar la depreciación del peso. No solo eso, el riesgo país argentino, medido por el EMBI+ del banco J. P. Morgan, se acercó a los 1.650 puntos, dejando a la deuda del país como la tercera más riesgosa del planeta, por detrás de la de Ucrania y Ecuador, de acuerdo con el indicador que mide los mercados emergentes.

Para la mayoría de los argentinos, la decisión oficial no genera ni un gran rechazo ni algarabía, dado que el sistema previsional está en descrédito desde hace años y nadie espera realmente que la pensión de retiro sea suficiente para vivir, teniendo la necesidad de asegurarse otro tipo de renta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: