Cabecilla narcotraficante pide dialogar con presidente de México.

Así dejaron a los 12 policías torturados y asesinados en Michoacán. Todo indica que este macabro acto fue hecho por el Cártel de "La Familia". Los Narcotraficantes ahora piden dialogar con el Presidente mexicano, pero el Gobierno ahora busca poner orden en la zona enviando más efectivos.
Así dejaron a los 12 policías torturados y asesinados en Michoacán. Todo indica que este macabro acto fue hecho por el Cártel de "La Familia". Los Narcotraficantes ahora piden dialogar con el Presidente mexicano, pero el Gobierno ahora busca poner orden en la zona enviando más efectivos.

El líder del poderoso cártel del narcotráfico pidió dialogar con el presidente mexicano, Felipe Calderón, después de haber sido acusado por las autoridades locales de orquestar el asesinato de 12 policías federales. Servando “La Tula” Gómez, uno de los líderes del cártel de “La Familia Michoacana” por el que la fiscalía ofrece una recompensa de 30 millones de pesos (2.2 millones de dólares) por información que lleve a su captura, ofreció establecer un pacto con el mandatario.
“Nosotros queremos decirles y queremos que alguien nos escuche, que nos escuche el presidente de la república mexicana, el señor Felipe Calderón”, mencionó Gómez, en una llamada telefónica a un canal de televisión del estado de Michoacán, donde opera su organización criminal. “Sabemos que nuestro trabajo es mal visto por la sociedad (…) queremos paz y tranquilidad pero esto nunca se va a acabar, queremos llegar a un consenso”, expresó Gómez, asegurando que respeta al Presidente, a los símbolos patrios y al Ejército, pero que la confrontación es “única y exclusivamente con la Policía Federal Preventiva (…) porque atropella los derechos de otras personas”, según los fragmentos de sus palabras reproducidas por medios locales.

Gómez planteó al presidente Felipe Calderón un diálogo para llegar a un pacto nacional y demandó respeto para sus hijos, mujeres y padres, “cuando nos respeten a nosotros, los vamos a respetar”, dijo. También cuestionó el desempeño de la Policía Federal, “porque ataca a nuestras familias, fabrica culpables y se lleva gente inocente… está haciendo lo indebido”.
El presunto líder narcotraficante señaló que “Queremos que no molesten a nuestras familias, que se dediquen a agarrarme a mí, a mis muchachos, todo el mundo sabe quiénes somos”. Manifestó que “La Familia Michoacana” tiene un código y quien lo viole paga la falta, no le faltan el respeto a las personas. “No somos secuestradores, ni matamos por paga”, expresó.
Un portavoz de la Procuraduría General de la República (PGR) mencionó que todo parecía indicar que era la voz de Gómez, la que se escuchó en la llamada telefónica. Las autoridades acusan a Gómez como responsable del control operativo de “La Familia Michoacana” que a menudo tortura y decapita a miembros de cárteles rivales, y lo señalan de haber ordenado el crimen de 12 policías federales de Michoacán.
El Gobierno mexicano rechazó todo tipo de diálogo o pacto con las bandas del narcotráfico, que han desatado una ola de violencia que ha dejado más de 12,300 muertos desde diciembre del 2006, cuando Calderón asumió y lanzó operativos antidroga en varias regiones del país con policías y militares.

“El Gobierno federal no dialoga, no pacta ni negociará jamás con organización delictiva alguna”, manifestó el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont. “No cederemos jamás al chantaje. Las organizaciones criminales deben tener claro que la ofensiva del Estado va a continuar y que la violencia entre ellas terminará cuando se sometan a la autoridad”, añadió.

Mientras tanto, en el estado de Michoacán, se puede percibir que una ofensiva de las fuerza federales está cerca. Un despliegue de 4 mil elementos entre policías, Ejército y Marina están por llegar en un avión 727 de la Policía Federal, al mando del general Cruz, se unirán a los mil 200 que ya están en el estado. Saben que 12 de sus compañeros fueron cruelmente ejecutados.

Están dolidos y no ocultan las ganas que tienen de enfrentar al enemigo. “Vamos a ir a esa carretera que dicen que no se puede transitar. Vamos a ver si se puede o no se puede”, aseguró el general Cruz, al referirse a la autopista Siglo XXI. Al costado de la carretera fueron abandonados los cuerpos de los 12 policías torturados y ejecutados. En esa vía también fue asesinado otro federal y horas más tarde un autobús que transportaba a 30 agentes, recibió el ataque con granadas y armas de fuego.
El general Cruz, un militar de 66 años, con 50 de carrera, sabe que hace unas horas uno de los enemigos por los que vienen a Michoacán, Servando Gómez Martínez “La Tuta”, dio un mensaje, asegurando al Presidente que los de “La Familia de Michoacán” no son sus enemigos. Este anuncio lo enoja y expresó que “la diferencia entre ellos y nosotros, es que nosotros sí damos la cara y tenemos un uniforme”.

El general conversa con su tropa y les menciona que este trabajo no es para cobardes. “Es duro, ven caer a sus compañeros y hay que animarlos”, agregando como arenga que “Vamos a partirles la madre, sólo necesitamos huevos”.

Anuncios