Robo de pulmón de muestra “El Cuerpo Humano” en Perú, habría sido falso.

El supuesto robo del pulmón de la exhibición "El Cuerpo Humano. Real y Fascinante", causó vergüenza entre todos los peruanos, pero ahora que la noticia a dado un gran vuelvo, puesto que la empresaria que denunció el robo, Susan Hoefken, ahora es acusa de ser la autora intelectual de una maniobra publicitaria, para vender más entradas.
El supuesto robo del pulmón de la exhibición "El Cuerpo Humano. Real y Fascinante", causó vergüenza y dañó la imagen del Perú, pero ahora la empresaria que denunció el robo, Susan Hoefken, es acusada de ser la autora intelectual de la maniobra publicitaria para vender más entradas.

En la primera semana del mes de octubre los medios de comunicación peruanos difundieron la noticia que dio la vuelta al mundo del “robo de un pulmón humano”, preservado con polímeros de la exhibición estadounidense “El Cuerpo Humano. Real y Fascinante”, poniendo en vergüenza la imagen del Perú. Pero según una investigación realizada por el programa “Presa Libre”, al parecer toda la historia habría resultado ser falsa.

Como se recordará, la encargada del evento en Lima, la peruana Susan Hoefken, quién en su momento reclamó con total indignación por el robo, ofreciendo incluso una recompensa de US$ 2.000 a quién devolviera el órgano, pero pocos día después apareció en el estacionamiento del local donde se llevaba la muestra e increíblemente, nadie se acercó a cobrar tamaña recompensa, encima la misma Hoefken decidió no continuar con la investigación policial, ahora resulta que ella habría sido la autora de la enorme farsa. En el reportaje se menciona que Hoefken habló por teléfono con la directora de Relaciones Públicas de Primer Exhibition, que es la empresa propietaria de la muestra, Katherine Seymour, mencionándole que había montado una farsa para que se vendan más entradas.

Después de la llamada telefónica, Seymour le mandó un correo al abogado de la firma, Brian Wainger, explicándole la charla con Hoefken. “Tras una conversación con Susan Hoefken nos informó que el pulmón en realidad no ha desaparecido, sino que era parte de una maniobra que había decidido seguir en el mercado para generar venta de entradas”, es lo que se menciona en e-mail citado. Al parecer, Premier Exibition no estaba enterada de la “maniobra” de Hoefken, quien en todo momento habría tenido el pulmón en su poder, así lo demuestran otros e-mail donde se lee que Seymour le hace saber a Hoefken su pesar por la pérdida del órgano.

Ante graves acusaciones en su contra, Susan Hoefken, negó conocer a Seymour y mencionó estar sorprendida. Señalando, que investigará el tema para luego ofrecer declaraciones. En el programa “Prensa Libre” se mostró una carta de la empresaria Impacto Producciones, de la cual Hoefken es gerente general, en la que “niega cualquier versión que relacione el robo a alguna estrategia de Marketing”. El correo donde se señala toda la presunta maniobra de Hoefken se encuentra en poder de la Policía, quién viene investigando para dar con el responsable o responsables de este vergonzoso y repudiable hecho que dejó a los peruanos como unos ladrones.

Después de publicarse el informe en donde se revela que Hoefken fue la autora intelectual del sonado robo del pulmón para ganar algunos titulares y así generar más venta de entradas, la empresaria parece haber desaparecido. Al parecer estaría recabando información con su abogado, a fin de armar una estrategia legal que la defienda de la denuncia, mientras tanto no dará declaraciones. Pero uno se pregunta ¿Qué fue lo que llevó a Hoefken a realizar una tamaña farsa? Pues la exhibición sí tenía una acogida importante en Lima, por lo que resulta descabellado el accionar de la empresa Impacto Producciones.

Esta noticia a causado la indignación general de la opinión pública, puesto que cuando se conoció el robo, los peruanos se sentían avergonzados por saber que uno de sus compatriotas había cometido tal fechoría, la rabia era mayor al conocer, a través de los encargados de la muestra, que era el primer hurto que sufría la exposición en todo el mundo. Ahora todos deploran la aparente conducta de Hoefken que es aún más vergonzosa que el supuesto robo que inicialmente hizo creer.

La misma Hoelfken lo calificó como “Una vergüenza”, añadiendo, “En el mundo nunca ha pasado esto. Nos ha dado hasta vergüenza decirles a los dueños de la exhibición que nos han robado en el Perú”, mencionó. “Ellos nos han dicho que recuperemos el pulmón a como dé lugar”, agregaba Hoelfken. También señalaba que el pulmón no tenía ningún valor comercial en sí mismo, pero sí tenía mucho valor para la muestra porque reemplazar una pieza robada sería muy costoso. En la misma entrevista, explica que los cadáveres que eran exhibidos habían sido sometidos a un proceso denominado “polimerización”, una suerte de plastificación de los tejidos humanos desde adentro hacia fuera a nivel molecular, de manera que quedaban preservados perennemente. Por lo que el proceso aplicado a un pulmón se tomaría de tres a cuatro meses. El órgano que supuestamente había sido sustraído, perteneció a un hombre de China, que se encontraba en un área donde el público visitante podía tocar diferentes órganos del cuerpo humano, mientras escuchaba charlas sobre los efectos de la contaminación ambiental o el tabaquismo, entre otros temas. Hoefken agregó que, 90.000 personas en Lima la habían visitado hasta la fecha.      

Por su parte, la ex ministra de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) y actual titular del despacho de la Producción, Mercedes Aráoz, expuso su más enérgico rechazo al conocer el giro de la historia, y pidió que se castigue ejemplarmente a los responsables. “Hay que decir que esta persona (Susan Hoefken) ha difamado a nuestro país, y esto no es justo (…) por querer hacer un poco de negocio no se puede generar este daño, esto es un crimen doble”, mencionó visiblemente mortificada. Según informó la ministra, ya conversó con el actual titular del Mincetur, Martín Pérez y con el propio ministro de Justicia, Aurelio Pastor, para que ambos propicien que sus carteras se encarguen de todas las denuncias posibles. “En nuestro país es cierto que hay hurtos, pero el nivel de criminalidad no es tan alto como en otros lados, lo que esta empresaria hizo ha generado una pésima imagen a nuestro país en el mundo”, dijo Aráoz.

Mientras tanto, si se llega a confirmar que la empresaria Susan Hoefken mintió a la opinión pública y sobre todo a la policía, su actitud podría generarle implicaciones legales. El abogado penalista Mario Amoretti, señaló que “Se ha incurrido en el delito de falsedad genérica”. De confirmarse la noticia, y al ser hallada culpable, el letrado confirmó que la empresaria recibiría una pena de 1 a 4 años de cárcel. Para el jurista, la versión dada por Hoefken alteró gravemente la verdad porque puso en alerta a toda la opinión pública y, sobre todo, a la Policía Nacional que movilizó agentes para buscar y recuperar un objeto que, presuntamente, nunca fue robado. Hoefken pudo ser sujeto de una segunda pena, la falsa denuncia, pero la empresaria decidió no continuar con la denuncia policial y dejar el caso cuando el pulmón fue supuestamente encontrado.

Anuncios