Evo Morales afirma que la nueva Constitución ampliará autonomías.

Esta nueva Constitución aprobada según Morales es “plurinacional y socialista”. Incluye reformas como la reelección presidencial inmediata y las autonomias.
Esta nueva Constitución aprobada según Morales es “plurinacional y socialista”. Incluye reformas como la reelección presidencial inmediata y las autonomías.

E

l presidente de boliviano, Evo Morales, mencionó que no negociará con la oposición la recientemente aprobada Constitución socialista y que estimulará autonomías, pero las contempladas en la nueva Carta Magna y no modelos que intentaron aplicar previamente sus adversarios. Estas declaraciones del Presidente boliviano, rechaza las demandas de un nuevo pacto político surgidas por sectores de la oposición y amenazan con volver a levantar las tensiones luego del referendo. Esta nueva Constitución según Morales, es “plurinacional y socialista”. Incluye reformas como la reelección presidencial inmediata y las autonomías.

“No va a haber un pacto para revisar (la nueva Constitución) porque la voluntad soberana del pueblo boliviano se respeta y es obligación del Gobierno hacerla respetar”, mencionó Morales, al instalar una reunión extraordinaria con sus ministros, viceministros y otros altos funcionarios, para planificar el cambio constitucional. El Presidente boliviano recibió el apoyo de cerca del 60% de una población de mayoría pobre e indígena, que dijo “Sí” a la nueva Constitución en la consulta, según los cómputos oficiales, con más del 70% de las urnas escrutadas.

El Ministro de Desarrollo Rural, Carlos Romero, señaló que la reunión gubernamental elaboraba planes para la aplicación de las autonomías y una reforma electoral, con miras a los comicios de diciembre, en los que Morales buscará la reelección. “La implementación va a requerir acuerdos complementarios, eso es la democracia, pero no hay que pensar que la Constitución recién aprobada podría ser objeto de modificación en función de acuerdos políticos, no, de ninguna manera”, anunció Romero, que es el vocero oficial en materia constitucional.

“Tras el referendo constitucional las autonomías ya no corresponden a algunas regiones, sino que son un tema nacional”, agregó en respuesta a los líderes de Santa Cruz, Tarija, Beni y Pando, distritos de tierras bajas que enfrentan con demandas de autonomía a la mayoría oficialista, liderada por Morales desde su bastión electoral del occidente andino. El Gobierno que esos cuatro distritos se adecuen a sus estatutos de autonomía a la nueva Constitución, también quiere que se realicen “lo más pronto posible” referendos de autonomía en los otros cinco departamentos y en los territorios indígenas.

Por otro lado, el Prefecto de Tarija, Mario Cossio, quién se mostraba como el más conciliador entre los líderes regionales, insistió en que la oposición quería un “pacto con agenda abierta” y no sólo un proceso de coordinación con el Gobierno para aplicar el cambio constitucional. “Aceptamos el resultado (del referendo), pero hemos dicho que varios departamentos, entre ellos Tarija, no aceptan ese texto. Lo que viene por delante debe ser un pacto que hay que ir construyendo y sobre el cual estamos dispuestos a trabajar”, mencionó Cossio.

Con este cambio constitucional, los indígenas ganarán acceso privilegiado a los poderes Legislativo y Judicial, el Estado consolidará el control sobre los recursos naturales, en especial las enormes reservas de gas, minerales y bosques.

Anuncios

Chávez: “¡Váyanse al carajo, yanquis de mierda!”

Enérgico el presidente venezolano Hugo Chávez se solidarizó con Bolivia y mando al "Carajo a los Yanquis"
Enérgico el presidente venezolano Hugo Chávez se solidarizó con Bolivia y mando al

En un acto en el céntrico estado de Carabobo, el presidente venezolano Hugo Chávez, enfiló sus ataques hacia el gobierno de los EE.UU. en solidaridad con el supuesto apoyo en el conflicto armado que vive el estado boliviano. “Ya basta de tanta mierda de ustedes, yanquis de mierda, váyanse al carajo tres veces”, expresó Chávez, con tono enérgico. Ordenando el inmediato regreso a Caracas del embajador de Venezuela en los Estados Unidos, Bernardo Álvarez “antes que lo echen” de Washington.

“Comenzamos desde este momento a evaluar las relaciones diplomáticas con el Gobierno de EE.UU.” mencionó Chávez, amenazando de que “si viniera alguna agresión contra Venezuela, pues no habrá petróleo para el pueblo ni para el Gobierno de Estados Unidos”. Con esto, el mandatario venezolano hace responsable de todas las supuestas conspiraciones contra Venezuela y Bolivia. Asegurando que sólo cuando George W. Bush salga de la Casa Blanca mandará un nuevo embajador a Washington. “Un gobierno que respete a los pueblos de América Latina”, añadiendo: “¡Váyanse al carajo, yanquis de mierda, que aquí hay un pueblo digno. Váyanse al carajo cien veces!”.

El presidente venezolano ha amenazado a los Estados Unidos con la suspensión de las exportaciones de crudo si decide atacar de alguna forma su país. “Queremos decirle al mundo solamente que aquí en Venezuela los pueblos del mundo tienen un país solidario y a millones de nosotros dispuestos a pelear por Bolivia”, mencionó Chávez, visiblemente exaltado. Este discurso fue ante miles de manifestantes que acudieron al Palacio de Miraflores en respuesta a la convocatoria oficialista del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que ha llamado al “pueblo chavista” a movilizarse contra un intento golpe de estado denunciado en un programa de televisión estatal venezolana.

Por otro lado, el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, señaló que “Lamentamos las acciones de los presidentes Chávez y Morales de expulsar a nuestros embajadores en estos dos países. Esto refleja la debilidad y desesperación de ambos líderes frente a los desafíos internos” que padecen en sus estados.

En relación al aterrizaje de los dos bombarderos estratégicos Tu-160 rusos en Venezuela, Chávez ha anunciado que esta no será la única presencia rusa en América Latina, pues pronto llegará a su país una flota naval de Moscú. “Ya llegaron dos avioncitos rusos, pero otros vienen por ahí; estos son un adelanto nada más, y cuando llegue la flota rusa, que viene para acá, se van a volver locos”, agregó después de ironizar con la reciente reactivación de la Cuarta Flota militar de EE.UU. para vigilar la región.

 

Crisis Diplomática

 

Los dimes y diretes entre los Estados Unidos y los países sudamericanos de Bolivia y Venezuela, están ocasionando una tensión diplomática en la región. Los gobiernos de Chávez y Morales, expulsaron a los embajadores estadounidenses de sus respectivos países y Washington expulsó al representante venezolano y  decidió congelar los fondos de funcionarios de Caracas. Además que se podría retirar el apoyo a la lucha contra el narcotráfico en ambos países y el corte de combustibles para EE.UU. que sería un grave riesgo para la economía norteamericana.

El mandatario boliviano expulsó el miércoles al embajador estadounidense Philip Goldberg, acusándolo de juntarse con la oposición para tratar de derrocarlo, en medio de las protestas ante los planes de Morales de reformar la constitución, entregando a las comunidades indígenas más ingresos provenientes de la explotación del gas.

“Sin miedo al imperio, delante del pueblo declaro al embajador de Estados Unidos persona “non grata” y he pedido a nuestro canciller que envíe una nota al embajador haciéndole conocer, para que retorne a su país”, dijo Morales, en su discurso en el palacio presidencial. “No queremos gente separatista”.

Washington calificó de “infundadas” las acusaciones por parte de Morales, advirtiendo que fue “un grave error” esa decisión pues perjudicaría las relaciones entre ambos países. No pasó mucho tiempo, para que el Departamento de Estado, declarase persona “non grata” al embajador boliviano Gustavo Guzmán. Esto provocó en Caracas una irritación y una forma de agravio para los países sudamericanos, por eso al día siguiente, Chávez dijo en un discurso: “Estamos resueltos a ser libres, pase lo que pase y cueste lo que nos cueste. Ya basta, ya basta de tanta mierda de ustedes yanquis, ya basta”. Decidiendo expulsar al embajador estadounidense Patrick Duddy, ordenando el regreso del embajador venezolano en Washington.

 

Ocho muertos en Bolivia

Los enfrentamientos entre partidarios del presidente boliviano y opositores han dejado un saldo lamentable de ocho muertos y 34 han resultado heridas. Los choques más graves se han producido en Pando y Santa Cruz, regiones rebeldes que cuestionan el poder Morales y quieren separarse para ser autónomos.  Las protestas contra el Gobierno, se iniciaron hace dos semanas, cuando los prefectos y dirigentes cívicos de las regiones rebeldes de Santa Cruz, Beni, Pando, Tarija y Chuquisaca anunciaron medidas de presión para exigir la devolución de una renta petrolera que antes recibían sus regiones, siendo recortadas desde enero, para pagar una ayuda directa a los ancianos del país altiplánico.

Las protestas están dirigidas a rechazar la nueva Constitución que Morales pretende implementar en Bolivia. Algunos de sus actos ha sido la toma de instalaciones de gas, que han restringido el envió energético hacia Brasil y cortar totalmente la exportación de gas hacia la Argentina. Esto puede desencadenar en una guerra civil, en donde se enfrentará la Bolivia de Morales, los denominados “collas”, que son aymaras y quechuas en su mayoría, contra los “cambas”, defensores criollos de la autonomía.

 

Complot contra Chávez

 

El presidente venezolano, decidió emprender una severa investigación sobre la supuesta conspiración de militares. “Hay varios detenidos y el ministro de Defensa ha ordenado abrir una averiguación a través de la Fiscalía militar” anunció Chávez. Esto sucede tras la denuncia presentada en un programa de televisión estatal, en el programa de Mario Silva, periodista y también candidato en las elecciones regionales de noviembre, que desveló el supuesto plan acerca de la presunta conspiración para derrocar al presidente venezolano a través de un magnicidio. El ministro de Defensa, Gustavo Rangel, ha mostrado una grabación que supuestamente revela un plan de golpe de Estado y asesinato a un alto cargo, planificado por militares retirados, según informó la Agencia Bolivariana de Noticias (ABN).

En la grabación se escuchan conversaciones telefónicas entre el general de División del Ejército Wilfredo Barroso Herrera; el vicealmirante Millán Millán y el general de Brigada de la Aviación, Eduardo Baez Torrealba, según la agencia oficial venezolana, los protagonistas del video hablan de “tomar el Palacio de Miraflores”, teniendo como objetivo, dirigir todos los esfuerzos hacia donde esté “el señor”, en alusión a Chávez. Según la misma fuente, todo esto ha sido planificado por Estados Unidos, contando con la colaboración de sectores acomodados venezolanos a los que se les llama “pitiyanquis” en referencia a defensores de los intereses de EE.UU.

“Ya hay algunos detenidos y otros están huyendo como las ratas, pero no podrán con Venezuela los yanquis y pitiyanquis (…) Los próximos días, las próximas semanas van a ser difíciles, pero resistiremos la agresión imperialista”, aseguró en su típico estilo, el presidente Chávez, ante centenares de adeptos que acudieron al palacio presidencial, para mostrarle su apoyo.

 

Fondos Paralizados

 

El gobierno de los Estados Unidos ha congelado los fondos de dos funcionarios venezolanos de alto rango y un de un ex funcionario acusados de armar y apoyar a las FARC. Según la denuncia, las autoridades venezolanas afectadas “armaron, ampararon y recaudaron fondos para las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas (FARC).

Las acusaciones del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos son contra Hugo Carvajal Barrios, director del Directorio General de Inteligencia Militar de Venezuela (DGIM), e intimo amigo de Chávez, tiene nexos con las FARC y los narcotraficantes.  Henry Rangel Silva, líder del Directorio de Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP), es acusado por la prensa de tener vínculos la guerrilla colombiana. También se encuentra involucrado en estas acusaciones el ex ministro del Interior venezolano, Ramón Rodríguez Chacín, por suministrar materiales de apoyo y armas al grupo guerrillero colombiano.

   

Regreso a Caracas

 

El embajador de Venezuela en EE.UU., Bernardo Álvarez, canceló la rueda de prensa en donde iba a destacar los avances del Gobierno de Chávez en la lucha contra el narcotráfico, uno de los asuntos en los que Washington ha criticado a Caracas por falta de cooperación, para viajar y regresar a Venezuela, en medio de un incremento de tensiones que afrontan ambos países.

“Tiene 72 horas el embajador (Duddy) para abandonar el territorio y mandé por nuestro embajador”, dijo Chávez, convocando a su vez a Álvarez a consulta y antes que lo consideren persona non grata en el país norteamericano. De esta manera el mandatario venezolano se solidariza con el Gobierno boliviano de Evo Morales, que hace dos días tomó la misma determinación de expulsar al embajador estadounidense.