Israel es responsable de siete ataques a los locales de la ONU en Gaza.

El Informe presentado al Consejo de Seguridad de la ONU menciona que Israel es responsable de siete ataques a escuelas e instalaciones de las Naciones Unidas en la franja de Gaza. (En la foto, una postal que refleja la angustia de una familia palestina por los ataques del Ejército Israelí)
El Informe presentado al Consejo de Seguridad de la ONU menciona que Israel es responsable de siete ataques a escuelas e instalaciones de las Naciones Unidas en la franja de Gaza. (En la foto, una postal que refleja la angustia de una familia palestina por los ataques del Ejército Israelí)
 

 

I

srael fue responsable de siete ataques a escuelas e instalaciones de la ONU durante su ofensiva militar en contra de Gaza, en los que utilizó fósforo blanco y causó daños superiores a los 10 millones de dólares, según el informe de una comisión del organismo mundial. “La Comisión halló que el Gobierno de Israel es responsable de la muerte y las heridas que se produjeron dentro de las instalaciones de Naciones Unidas, así como de los daños físicos que causaron a las instalaciones y propiedades de la ONU en estos incidentes”, menciona el documento entregado al Consejo de Seguridad.

La comisión nombrada en febrero por el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, investigó nueve incidentes ocurridos entre diciembre y enero en los que personal o propiedades de la ONU fueron atacados, y en los que cerca de 50 personas perdieron la vida. Sus cuatro miembros concluyeron que el Ejército israelí fue el autor de los bombardeos contra tres escuelas y una clínica de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA), así como la sede en Gaza de esta organización.

También responsabiliza a los soldados israelíes de los disparos que recibió un convoy con ayuda humanitaria de esa misma agencia, así como la destrucción del despacho en el territorio palestino del enviado especial de la ONU para Oriente Medio. En cuanto a los otros dos incidentes restantes, en uno no pudo determinar de dónde partió el fuego, y en el otro, el bombardeo de un almacén del Programa Mundial de Alimentos (PMA), lo atribuyó a un cohete del movimiento radical islámico Hamás.

La comisión encabezada por el ex presidente de Amnistía Internacional, Ian Martin, mencionó que no pudo esclarecer todas las circunstancias relacionadas con estos incidentes, en particular con el bombardeo del 6 de enero en las inmediaciones de una escuela de UNRWA en Jabalia, en la que murieron más de 40 personas. También pidió que se investigue la posible vulneración del derecho internacional por el uso de proyectiles con fósforo blanco en zonas pobladas, que asegura se emplearon en dos de los bombardeos de instalaciones de Naciones Unidas.

Ban aseguró que tiene la intención de pedir reparaciones al Gobierno israelí por los más de 10 millones de dólares en daños causados por los proyectiles de su Ejército a las instalaciones de la ONU. La ofensiva contra Hamás hecha por el Ejército israelí entre el 27 de diciembre y el 17 de enero tuvo como consecuencia la muerte de 1.400 palestinos y 5.000 heridos. Y los cohetes lanzados por milicianos palestinos desde Gaza contra Israel tuvieron 13 civiles heridos.

Por su parte, Israel criticó con dureza las conclusiones del informe de la ONU sobre la reciente ofensiva militar en la franja de Gaza y que fue presentado ante el Consejo de Seguridad, al considerarlo “tendencioso”. El documento sostiene que el Ejército israelí disparó de forma intencionada contra instalaciones de la ONU que albergaban a civiles en su interior durante la ofensiva militar en la franja de Gaza.

“El Estado de Israel rechaza la crítica en el borrador del informe de la comisión, y determina que tanto en espíritu como en el lenguaje es tendencioso, claramente sesgado e ignora los hechos presentados ante el comité”, se lee en un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores israelí. Añadiendo que “La comisión ha preferido los argumentos de Hamás, una organización terrorista asesina, y haciendo eso ha confundido al mundo”.

El documento de Exteriores apunta que el secretario general de la ONU ha enfatizado que la comisión investigadora que instituyó crear para estudiar lo que aconteció en Gaza, no es un “órgano jurídico y no está autorizado a examinar cuestiones legales”. Este informe se suma a una larga lista de duras críticas internacionales por la ofensiva militar israelí que se prolongó 22 días. La incursión militar israelí, causó destrozos en la empobrecida franja mediterránea, en respuesta a los disparos de cohetes por parte de milicias palestinas contra el territorio de Israel.

El Ministro israelí se queja de que a pesar de haber cooperado completamente con el equipo investigador de la ONU y entregado un cuantioso material de inteligencia, estas informaciones no se ven reflejadas en el informe. “El informe ignora completamente los ocho años de ataques contra Israel que precedieron la decisión de iniciar la operación, e ignora las difíciles circunstancias sobre el terreno dictadas por Hamás y sus métodos de operación armada”, desde zonas densamente pobladas, señala Exteriores.

Israel hace responsable a la ONU de “sacar sus propias conclusiones sobre las maneras que debe aplicar para lidiar con la compleja realidad en la que una organización terrorista opera en las proximidades de instalaciones de la ONU, sin diferenciación y de forma que pone en peligro las actividades de Naciones Unidas”. Concluyendo que “Esperamos afirmaciones claras y acciones por parte de la ONU en este sentido”.

Chávez: “¡Váyanse al carajo, yanquis de mierda!”

Enérgico el presidente venezolano Hugo Chávez se solidarizó con Bolivia y mando al "Carajo a los Yanquis"

Enérgico el presidente venezolano Hugo Chávez se solidarizó con Bolivia y mando al

En un acto en el céntrico estado de Carabobo, el presidente venezolano Hugo Chávez, enfiló sus ataques hacia el gobierno de los EE.UU. en solidaridad con el supuesto apoyo en el conflicto armado que vive el estado boliviano. “Ya basta de tanta mierda de ustedes, yanquis de mierda, váyanse al carajo tres veces”, expresó Chávez, con tono enérgico. Ordenando el inmediato regreso a Caracas del embajador de Venezuela en los Estados Unidos, Bernardo Álvarez “antes que lo echen” de Washington.

“Comenzamos desde este momento a evaluar las relaciones diplomáticas con el Gobierno de EE.UU.” mencionó Chávez, amenazando de que “si viniera alguna agresión contra Venezuela, pues no habrá petróleo para el pueblo ni para el Gobierno de Estados Unidos”. Con esto, el mandatario venezolano hace responsable de todas las supuestas conspiraciones contra Venezuela y Bolivia. Asegurando que sólo cuando George W. Bush salga de la Casa Blanca mandará un nuevo embajador a Washington. “Un gobierno que respete a los pueblos de América Latina”, añadiendo: “¡Váyanse al carajo, yanquis de mierda, que aquí hay un pueblo digno. Váyanse al carajo cien veces!”.

El presidente venezolano ha amenazado a los Estados Unidos con la suspensión de las exportaciones de crudo si decide atacar de alguna forma su país. “Queremos decirle al mundo solamente que aquí en Venezuela los pueblos del mundo tienen un país solidario y a millones de nosotros dispuestos a pelear por Bolivia”, mencionó Chávez, visiblemente exaltado. Este discurso fue ante miles de manifestantes que acudieron al Palacio de Miraflores en respuesta a la convocatoria oficialista del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que ha llamado al “pueblo chavista” a movilizarse contra un intento golpe de estado denunciado en un programa de televisión estatal venezolana.

Por otro lado, el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, señaló que “Lamentamos las acciones de los presidentes Chávez y Morales de expulsar a nuestros embajadores en estos dos países. Esto refleja la debilidad y desesperación de ambos líderes frente a los desafíos internos” que padecen en sus estados.

En relación al aterrizaje de los dos bombarderos estratégicos Tu-160 rusos en Venezuela, Chávez ha anunciado que esta no será la única presencia rusa en América Latina, pues pronto llegará a su país una flota naval de Moscú. “Ya llegaron dos avioncitos rusos, pero otros vienen por ahí; estos son un adelanto nada más, y cuando llegue la flota rusa, que viene para acá, se van a volver locos”, agregó después de ironizar con la reciente reactivación de la Cuarta Flota militar de EE.UU. para vigilar la región.

 

Crisis Diplomática

 

Los dimes y diretes entre los Estados Unidos y los países sudamericanos de Bolivia y Venezuela, están ocasionando una tensión diplomática en la región. Los gobiernos de Chávez y Morales, expulsaron a los embajadores estadounidenses de sus respectivos países y Washington expulsó al representante venezolano y  decidió congelar los fondos de funcionarios de Caracas. Además que se podría retirar el apoyo a la lucha contra el narcotráfico en ambos países y el corte de combustibles para EE.UU. que sería un grave riesgo para la economía norteamericana.

El mandatario boliviano expulsó el miércoles al embajador estadounidense Philip Goldberg, acusándolo de juntarse con la oposición para tratar de derrocarlo, en medio de las protestas ante los planes de Morales de reformar la constitución, entregando a las comunidades indígenas más ingresos provenientes de la explotación del gas.

“Sin miedo al imperio, delante del pueblo declaro al embajador de Estados Unidos persona “non grata” y he pedido a nuestro canciller que envíe una nota al embajador haciéndole conocer, para que retorne a su país”, dijo Morales, en su discurso en el palacio presidencial. “No queremos gente separatista”.

Washington calificó de “infundadas” las acusaciones por parte de Morales, advirtiendo que fue “un grave error” esa decisión pues perjudicaría las relaciones entre ambos países. No pasó mucho tiempo, para que el Departamento de Estado, declarase persona “non grata” al embajador boliviano Gustavo Guzmán. Esto provocó en Caracas una irritación y una forma de agravio para los países sudamericanos, por eso al día siguiente, Chávez dijo en un discurso: “Estamos resueltos a ser libres, pase lo que pase y cueste lo que nos cueste. Ya basta, ya basta de tanta mierda de ustedes yanquis, ya basta”. Decidiendo expulsar al embajador estadounidense Patrick Duddy, ordenando el regreso del embajador venezolano en Washington.

 

Ocho muertos en Bolivia

Los enfrentamientos entre partidarios del presidente boliviano y opositores han dejado un saldo lamentable de ocho muertos y 34 han resultado heridas. Los choques más graves se han producido en Pando y Santa Cruz, regiones rebeldes que cuestionan el poder Morales y quieren separarse para ser autónomos.  Las protestas contra el Gobierno, se iniciaron hace dos semanas, cuando los prefectos y dirigentes cívicos de las regiones rebeldes de Santa Cruz, Beni, Pando, Tarija y Chuquisaca anunciaron medidas de presión para exigir la devolución de una renta petrolera que antes recibían sus regiones, siendo recortadas desde enero, para pagar una ayuda directa a los ancianos del país altiplánico.

Las protestas están dirigidas a rechazar la nueva Constitución que Morales pretende implementar en Bolivia. Algunos de sus actos ha sido la toma de instalaciones de gas, que han restringido el envió energético hacia Brasil y cortar totalmente la exportación de gas hacia la Argentina. Esto puede desencadenar en una guerra civil, en donde se enfrentará la Bolivia de Morales, los denominados “collas”, que son aymaras y quechuas en su mayoría, contra los “cambas”, defensores criollos de la autonomía.

 

Complot contra Chávez

 

El presidente venezolano, decidió emprender una severa investigación sobre la supuesta conspiración de militares. “Hay varios detenidos y el ministro de Defensa ha ordenado abrir una averiguación a través de la Fiscalía militar” anunció Chávez. Esto sucede tras la denuncia presentada en un programa de televisión estatal, en el programa de Mario Silva, periodista y también candidato en las elecciones regionales de noviembre, que desveló el supuesto plan acerca de la presunta conspiración para derrocar al presidente venezolano a través de un magnicidio. El ministro de Defensa, Gustavo Rangel, ha mostrado una grabación que supuestamente revela un plan de golpe de Estado y asesinato a un alto cargo, planificado por militares retirados, según informó la Agencia Bolivariana de Noticias (ABN).

En la grabación se escuchan conversaciones telefónicas entre el general de División del Ejército Wilfredo Barroso Herrera; el vicealmirante Millán Millán y el general de Brigada de la Aviación, Eduardo Baez Torrealba, según la agencia oficial venezolana, los protagonistas del video hablan de “tomar el Palacio de Miraflores”, teniendo como objetivo, dirigir todos los esfuerzos hacia donde esté “el señor”, en alusión a Chávez. Según la misma fuente, todo esto ha sido planificado por Estados Unidos, contando con la colaboración de sectores acomodados venezolanos a los que se les llama “pitiyanquis” en referencia a defensores de los intereses de EE.UU.

“Ya hay algunos detenidos y otros están huyendo como las ratas, pero no podrán con Venezuela los yanquis y pitiyanquis (…) Los próximos días, las próximas semanas van a ser difíciles, pero resistiremos la agresión imperialista”, aseguró en su típico estilo, el presidente Chávez, ante centenares de adeptos que acudieron al palacio presidencial, para mostrarle su apoyo.

 

Fondos Paralizados

 

El gobierno de los Estados Unidos ha congelado los fondos de dos funcionarios venezolanos de alto rango y un de un ex funcionario acusados de armar y apoyar a las FARC. Según la denuncia, las autoridades venezolanas afectadas “armaron, ampararon y recaudaron fondos para las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas (FARC).

Las acusaciones del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos son contra Hugo Carvajal Barrios, director del Directorio General de Inteligencia Militar de Venezuela (DGIM), e intimo amigo de Chávez, tiene nexos con las FARC y los narcotraficantes.  Henry Rangel Silva, líder del Directorio de Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP), es acusado por la prensa de tener vínculos la guerrilla colombiana. También se encuentra involucrado en estas acusaciones el ex ministro del Interior venezolano, Ramón Rodríguez Chacín, por suministrar materiales de apoyo y armas al grupo guerrillero colombiano.

   

Regreso a Caracas

 

El embajador de Venezuela en EE.UU., Bernardo Álvarez, canceló la rueda de prensa en donde iba a destacar los avances del Gobierno de Chávez en la lucha contra el narcotráfico, uno de los asuntos en los que Washington ha criticado a Caracas por falta de cooperación, para viajar y regresar a Venezuela, en medio de un incremento de tensiones que afrontan ambos países.

“Tiene 72 horas el embajador (Duddy) para abandonar el territorio y mandé por nuestro embajador”, dijo Chávez, convocando a su vez a Álvarez a consulta y antes que lo consideren persona non grata en el país norteamericano. De esta manera el mandatario venezolano se solidariza con el Gobierno boliviano de Evo Morales, que hace dos días tomó la misma determinación de expulsar al embajador estadounidense.

Rusia reconoce independencia de regiones rebeldes de Georgia y no teme a una nueva “guerra fria”

Dimitri Medvedev desafiante con Occidente, no teme a una nueva "guerra fria"

Dimitri Medvedev desafiante con Occidente, no teme a una nueva

 

El presidente ruso, Dimitri Medvedev, anunció la decisión de admitir a las regiones separatistas de Georgia, Osetia del Sur y Abjasia, como independientes. En un mensaje trasmitido por televisión, el jefe del Kremlin,  mencionó  que tras una reunión con el Consejo de Seguridad ruso, ministros y jefes militares, en donde hablaron sobre la crisis en Georgia, decidieron reconocer formalmente a las regiones separatistas como Estados Independientes, siguiendo la petición unánime del senado ruso, en un claro desafío para Occidente.

Medvedev instó a otros países a seguir su ejemplo y dijo en tono amenazante que “Rusia no tiene nada que temer, incluida una nueva “guerra fría” con Occidente”. El líder ruso, explicó que dicha medida se basa en los postulados de Carta de la ONU, la declaración de 1970 sobre los principios del derecho internacional sobre las relaciones amistosas entre los Estados y otros documentos internacionales. “La decisión no fue fácil, pero era la única posible para preservar la vida de la gente, teniendo en cuenta la libre expresión de la voluntad de los Oseta y Abjasio”, señaló Medvedev.

Desde un podio flanqueado por dos banderas rusas, Medvedev sostuvo que Rusia a había demostrado moderación y paciencia, en sus relaciones con Georgia, para solucionar el conflicto, pero que el gobierno georgiano nunca respondió a sus pedidos. “Desafortunadamente, fueron ignorados también por la OTAN y la ONU”, agregó. Además, acusó al presidente georgiano, Mijail Saakashvili, de genocida, por atacar a Osetia del Sur y que llevó al ejercito ruso a intervenir en el conflicto, “El 8 de agosto en Tiflis hicieron su opción, Saakashvili, eligió el genocidio para cumplir sus tareas políticas”, sentenció.

Entre tanto, los líderes rebeldes de Osetia del Sur y Abjasia, festejaron las declaraciones del presidente ruso, elogiándolo y manifestando su orgullo por esta decisión, mencionaron que este era un gran paso “histórico” de Rusia de reconocer su independencia. Además, el líder osetio Eduard Kokoity, dijo que estarían dispuestos a acoger una base militar rusa en su territorio.   

Las reacciones de condena ante la iniciativa rusa no se hicieron esperar. La secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice,  consideró “lamentable la aparente intención de Rusia”. Este reconocimiento de independencia es “deplorable” pues trata de reconocer a “dos regiones que han estado en conflicto y se encuentran claramente dentro de las fronteras internacionalmente reconocidas de Georgia por múltiples resoluciones del Consejo de Seguridad (de la ONU) del que es parte”, agregó.

El secretario del Consejo Nacional de Seguridad georgiano, Alexander Lomaia, declaró que el reconocimiento de los dos territorios separatistas “no tiene valor legal alguno” y acarreará “graves consecuencias políticas” a Rusia. Entre tanto, otros países de Occidente se pronunciaron, Gran Bretaña “rechazó tajantemente” la iniciativa rusa, Francia la consideró “lamentable”, Alemania mencionó que ésta “contradice el principio de integridad territorial y por esa razón es inaceptable” e Italia manifestó que carece de “marco jurídico internacional”.

Este anuncio llega después de que EEUU advirtiera que conocer la secesión sería “inaceptable” y reiterara que Rusia debía respetar el territorio de Georgia. Incluso, al ver que las fuerzas rusas se retiraban de la zona del conflicto, en la Casa Blanca, se están replanteando el acuerdo de cooperación nuclear con Rusia, que ya está en el Congreso norteamericano para su aprobación.

Entre tanto, ahora un alto general ruso a cuestionado el “nivel externo” de las actividades navales que realiza la OTAN en el mar Negro, dudando que sus fines solo sean entregar ayuda a Georgia o realizar ejercicios navales de rutina, añadiendo así una llamada de alerta a las fuerzas rusas ante un posible ataque.

Estas tensiones en el Cáucaso se encuentran desde el 8 de agosto, desde que las fuerzas rusas decidieron entrar a territorio georgiano, frustrando así el intento de Georgia para retomar Osetia del Sur. Después de varios acuerdos, ambas partes decidieron un poner fin al conflicto, pero Estados Unidos y otras potencias occidentales han acusado a Rusia de romper el acuerdo de mantener tanques y su ejército en Georgia.   

Osetia del Sur y Abjasia se separaron de Georgia a comienzos de los años 90 con el apoyo de Moscú, tras largas guerras separatistas seguidas a la ruptura de la Unión Soviética, de la que Georgia formaba parte.