Nobel critica a presidenta Argentina por comparar goles con desaparecidos.

El Nobel Adolfo Pérez Esquivel, criticó duramente a la Presidente de la Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, por comparar el secuestro de personas con el secuestro de goles del campeonato local.

El Nobel Adolfo Pérez Esquivel, criticó duramente a la Presidente de la Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, por comparar el secuestro de personas con el secuestro de goles del campeonato local.

El Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, tuvo duras palabras hacia la presidenta de la Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, por comparar la transmisión de partidos de fútbol con los secuestros de personas, perpetrados por la dictadura que gobernó el país entre los años 1976 y 1983. La mandataria hizo la comparación al firmar un contrato con la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) que puso en manos del Estado los derechos para trasmitir los partidos de fútbol del torneo local, que en los últimos años estuvieron en manos de una empresa ligada al grupo de medios Clarín.

“Te secuestran los goles hasta el domingo, como te secuestran las palabras. Como secuestraron a 30.000 argentinos. No quiero más una sociedad de secuestros”, dijo Fernández en el acto de firma del nuevo acuerdo. La afirmación aludió a la franquicia que tenía la empresa poseedora de los derechos para trasmitir con exclusividad los domingos los goles de la fecha del torneo local.

Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz por su lucha por los derechos humanos en 1980, consideró que al relacionar “el llamado ‘secuestro de goles’ con el secuestro y la desaparición de personas como si fueran iguales”, la presidenta devalúa “los conceptos”. “Querida presidenta: no metas más la pata (no te equivoques)”, dijo Pérez Esquivel en una carta abierta. Pretender relacionar el secuestro y la desaparición de personas con los goles “es una ofensa a los desaparecidos y al pueblo argentino”, señaló.

Televisión Satelital Codificada (TSC) tenía vigente un contrato hasta el 2014 para seguir comercializando los derechos del fútbol, pero la AFA, urgida por dinero, denunció el acuerdo luego que el Estado le garantizara ingresos por el equivalente a 155 millones de dólares anuales. TSC pagaba algo menos de la mitad de lo que ahora percibirá la entidad rectora del fútbol argentino.

El Gobierno de Fernández mantiene desde hace más de un año un conflicto con el Grupo Clarín, al que acusa de una cobertura excesivamente crítica de su administración. Pese a las críticas de Pérez Esquivel, el Gobierno mantiene una sólida relación con organismo de derechos humanos, satisfechos con las políticas oficiales que han favorecido el castigo judicial de militares y policías que cometieron violaciones a derechos humanos durante el régimen de facto.

Según cálculos de organizaciones humanitarias, la llamada “guerra sucia” que la Argentina vivió en la década de 1970 dejó entre 9.000 y 30.000 muertos. En la época eran habituales los secuestros, torturas y asesinatos cometidos por organismos del Estado.

En la Argentina se busca estatizar los fondos privados de pensiones.

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, firmó el proyecto de ley para estatizar los fondos privados de pensiones para afrontar la crisis financiera.

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, firmó el proyecto de ley para estatizar los fondos privados de pensiones para afrontar la crisis financiera.

La presidente argentina, Cristina Fernández de Kirchner, propuso al Congreso terminar con los fondos privados de pensiones para evitar una crisis financiera en las jubilaciones. Esto permitirá al Estado absorber fondos por 30.000 millones de dólares. El proyecto de ley que crea el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), fue remitido de inmediato al Congreso, que lo debatirá para su aprobación la próxima semana. Fernández de Kirchner justificó la medida ante las perdidas mayores al 45% en los activos en manos de las administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones (AFJP), en solo este año, ocasionada por la crisis financiera mundial, comprometiendo las jubilaciones futuras.“Estamos ante un verdadero cambio estructural, estratégico, de defensa de nuestros jubilados y de nuestros pensionados”, anunció la presidenta, que también criticó con dureza a quienes aseguran que es una medida para captar fondos.

Es por ello, que la oposición cree que la medida esconde una primordial necesidad del Gobierno de hacerse de los fondos para enfrentar los vencimientos de deuda en el 2009 ante la estrechez del mercado de crédito internacional por las turbulencias globales. “está claro que en los momentos en que la inversión es una de las mayores necesidades y desafíos de la política económica, entre otras cosas para combatir la inflación, la medida (…) genera un contexto que desalienta la inversión en la Argentina”, declaró Sebastián Palla, presidente de la Cámara que agrupa a las AFJP. “El proyecto de ley que se anuncia no tiene una visión de largo plazo, sino que está basado en un hecho coyuntural, que es la crisis de los mercados financieros”, agregó.   

Mientras tanto, los mercados locales se derrumbaron por el temor a que la desaparición de los fondos de pensiones, los mayores inversores institucionales del país, quite liquidez a la plaza. Las acciones de la bolsa de Buenos Aires cayeron un 10,99% y los bonos de la deuda soberana bajó en un 7,0% en promedio. El peso argentino también se devaluó en un 0,45% frente al dólar a 3.30 por unidad en el mercado informal. Lo que hizo que el Banco Central inyectara altas sumas de dólares para frenar la depreciación del peso. No solo eso, el riesgo país argentino, medido por el EMBI+ del banco J. P. Morgan, se acercó a los 1.650 puntos, dejando a la deuda del país como la tercera más riesgosa del planeta, por detrás de la de Ucrania y Ecuador, de acuerdo con el indicador que mide los mercados emergentes.

Para la mayoría de los argentinos, la decisión oficial no genera ni un gran rechazo ni algarabía, dado que el sistema previsional está en descrédito desde hace años y nadie espera realmente que la pensión de retiro sea suficiente para vivir, teniendo la necesidad de asegurarse otro tipo de renta.