Renunció el comandante del Ejército de Colombia tras escándalo de violaciones a los DD.HH.

El comandante del Ejército de Colombia, Mario Montaya, pidió su retiro ante los escándalos sobre los Derechos Humanos en el que está involucrada su institución. Lideró el rescate de Ingrid Betancourt

El comandante del Ejército de Colombia, Mario Montaya, pidió su retiro ante los escándalos sobre los Derechos Humanos en el que está involucrada su institución. Lideró el rescate de Ingrid Betancourt

 

E

l comandante del Ejército colombiano, general Mario Montoya, pidió su retiro en medio de un escándalo que compromete a su institución en caso de violaciones a los derechos humanos por las desapariciones de personas reportadas como muertas en combate. “Señor presidente, han pasado 39 años al servicio de mi patria, hoy considero haber llegado al final de la jornada”, expresó el general al leer una carta en la que presentó su renuncia irrevocable.

Montoya fue el oficial que lideró la operación “Jaque” con la que el Ejército rescató a la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, a tres estadounidenses y a 11 uniformados que permanecían secuestrados por las FARC. Considerada por la peor derrota militar y política de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, en medio del conflicto interno de más de cuatro décadas que vive el país.

La dimisión de Montoya, el oficial de más alto rango del Ejército, se produjo al cumplirse casi una semana, desde que el presidente Álvaro Uribe destituyó a 27 efectivos, presuntamente implicados en desapariciones de jóvenes, que aparecieron muertos en aparentes combates.

Montoya pidió esperar que las investigaciones contra los efectivos del Ejército aparentemente implicados en violaciones a los derechos humanos acaben y denuncien a los verdaderos responsables, defendió también la política de seguridad que está implantando del Gobierno de Uribe, en su lucha contra la guerrilla izquierdista y grupos ilegales del narcotráfico. “Gracias señor presidente por la confianza que Usted depositó en mí, al designarme como comandante del Ejército Nacional, este ha sido el más alto honor de mi vida”, manifestó Montoya.

Uribe destituye a 27 militares en Colombia.

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe decidió destituir a 27 militares acusados por violaciones a los derechos humanos.

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe decidió destituir a 27 militares acusados por violaciones a los derechos humanos.

El Gobierno colombiano destituyó a 27 efectivos del Ejército, entre ellos figuran dos comandantes de división, tres comandantes de brigada y dos comandantes de batallón, acusados en casos de violaciones a los derechos humanos vinculados con las desapariciones de personas que después fueron reportadas como fallecidas en combate. Es la mayor purga en las Fuerzas Militares de Colombia que se recuerde y sucede justo cuando grupos de derechos humanos las acusan de perpetrar abusos en medio de la lucha contra guerrilla izquierdista, escuadrones de ultraderecha y narcotráfico.

Las destituciones del personal del Ejercito colombiano se dieron debido a la desaparición de 19 jóvenes de un barrio obrero al sur de Bogotá, que después fueron hallados muertos en el departamento de Norte de Santander, colindante con Venezuela. Los militares confirmaron que las víctimas habían muerto en combates con patrullas del Ejército y que eran parte de grupos armados ilegales, conformados por paramilitares.

El presidente Álvaro Uribe informó que puede existir miembros de las Fuerzas Armadas incluidos en actos de asesinatos y que no se puede permitir que se confunda la eficacia en la lucha contra los delincuentes con la cobardía para enfrentarlos y distorsionar la eficacia con el asesinato de inocentes. “Estos hallazgos muestran que en algunas instancias del Ejército ha habido negligencia, falta de cuidado con los procedimientos que tiene que observarse y eso ha permitido que algunas personas puedan estar incursos en crímenes, crímenes resultado de la confabulación entre delincuentes e integrantes del Ejército”, sostuvo el presidente colombiano.

La destitución de los militares se produjo después de que Amnistía Internacional pidió a la comunidad internacional suspender la ayuda militar a Colombia por las violaciones a los derechos humanos en su territorio. Un informe de un grupo de derechos humanos, reveló que entre enero del 2007 y junio del 2008 se registraron 535 casos de ejecuciones extrajudiciales, mientras que la Procuraduría informó que se realiza 930 investigaciones en donde se encuentran involucrados 2,300 efectivos.

La oposición ha pedido la renuncia del ministro de Defensa, Juan Manuel Santos ante este escándalo, debiendo asumir su responsabilidad política. Los analistas comentaron que el presidente Uribe les exige a los comandantes de las Fuerzas Armadas resultados en la ofensiva contra la guerrilla, lo que, según ellos, ha contribuido al aumento de violaciones a los derechos humanos como las ejecuciones extrajudiciales. Colombia hace cuarto décadas afronta el conflicto interno en el que se enfrentan las guerrillas contra los paramilitares y fuerzas de seguridad del Estado y que han dejado, según Amnistía Internaciones, cerca de 70.000 muertos en los últimos 20 años.