Chávez suspende racionamiento de energía eléctrica en Caracas.

 

El presidente venezolano, Hugo Chávez ordenó la suspensión del racionamiento de electricidad en Caracas al aceptar que el plan provocó serios inconvenientes, pidiendo la renuncia del ministro de Energía Eléctrica. Lo curioso fue que horas antes, el mandatario defendió con entusiasmo los planes de ahorro de energía mediante cortes de luz de cuatro horas cada dos días, tras acusar a los Gobiernos que lo precedieron y a la falta de lluvias por la crisis energía.

“Yo quiero decirle al pueblo que… únicamente en Caracas, he ordenado suspender los cortes eléctricos. Porque este gobierno tiene que ser capaz de reconocer errores cometidos y rectificar a tiempo”, comentó el presidente. “Estos cortes comenzaron anoche, y entonces bueno resulta que los niveles correspondientes han cometidos unos errores técnicos y le han cortado la luz a quien no debía cortársela. Creo que en un sector repitieron el corte pocas horas después. Por allá se quedaron unos semáforos sin energía. Entonces ya, dije, no, no si eso es así, allí hubo un error”, comentó. Mencionó que en el interior del país el plan de racionamiento continuará porque “marcha de manera correcta el plan” y que lo de Caracas se va a limitar y revisar.

El mandatario aseguró que le solicitó la renuncia al ministro Angel Rodríguez, que fue designado para tomar las riendas de la crisis de energía y la dramática baja de embalse de Gurí, del que depende el 73% de la energía hidroeléctrica que motoriza al país. “Le he pedido la renuncia al ministro de Energía eléctrica Angel Rodríguez. Ya conversé con él (y) lo ha tomado como un soldado, de la mejor manera”, dijo el Presidente venezolano. El plan de racionamiento de electricidad se inició en medio de una gran confusión entre la población, que no estaba informada de los horarios ni preparada para enfrentarlo. Los establecimientos comerciales, colegios y centros médicos, esperaban mayor información sobre los horarios en los que será cortado el servicio para intentar establecer planes de contingencia, al mismo tiempo que periódicos comparaban la situación con la que vivió Cuba hace años.

La medida adoptada produjo una reprogramación de eventos como la final de la serie nacional de béisbol, el más importante deporte del país, incluso algunas personas quedaron atrapadas en los ascensores y otros vieron interrumpidas sus compras. Las autoridades han alertado que se espera que la sequía se mantenga por unos cinco meses y que de no hacerse el racionamiento, el país podría entrar en un colapso eléctrico desde finales de febrero.

La decisión de revertir los apagones se tomó casi 24 horas después que el gobierno comenzara a aplicar una serie de cortes escalonados en el suministro eléctrico durante cuatro horas en Caracas y el resto de Venezuela, como una acción que buscaba intensificar los racionamientos en medio de la crisis energética por el desabastecimiento de la principal repesa del país. Esta medida será hasta mayo, cuando habitualmente  comienza la temporada de lluvias en el territorio venezolano.

El cambio de estrategia gubernamental se produjo en medio de la polémica generada por la fuerte regulación que adoptó el ejecutivo, que obligó a numerosas empresas a enviar de vuelta a casa a muchos trabajadores, incluyendo a cientos de empleados de la administración pública que encontraron en la mañana del miércoles sus centros de trabajo sin energía. Además provocó caos en importantes calles y avenidas del este y oeste de la ciudad por estar fuera de servicio numerosos semáforos, que en condiciones normales poco sirven para regular el saturado tráfico vehicular de Caracas.

El país petrolero está siendo azotado por una recesión económica y una alta inflación, no solo eso, continuos apagones y cortes de agua, lo que ha afectado la popularidad de Chávez, quien busca instaurar un Estado socialista que contrasta con el gusto consumista de la nación. La falta de energía se calcula en un 12%, equivalente a 1.669 megavatios (MW), lo que ha realizado frecuentes y prolongados apagones, especialmente en el interior del país y lo que ha desatado la furia de los pobladores, que suelen bloquear carreteras en protestas.

El escritor peruano Mario Vargas Llosa fue retenido y maltratado en Venezuela.

El escritor peruano, Mario Vargas Llosa, fue retenido en el aeropuerto de Maiquetía, Venezuela, por una hora, en dónde le quitaron su pasaporte y le advirtieron que no criticara al Gobierno de Hugo Chávez, bajo amenazas de expulsión del país. Fue deplorable lo acontecido.

El escritor peruano, Mario Vargas Llosa, fue retenido en el aeropuerto de Maiquetía, Venezuela, por una hora, en dónde le quitaron su pasaporte y le advirtieron que no criticara al Gobierno de Hugo Chávez, bajo amenazas de expulsión del país. Fue deplorable lo acontecido.

 

El escritor peruano Mario Vargas Llosa, fue detenido en el aeropuerto caraqueño de Maiquetía, Venezuela, por más de una hora por los agentes de migración, país en el que participará en una conferencia sobre libertad y democracia. Al escritor un comando militar pretendió escoltarlo hasta el hotel “por su seguridad”, pero Vargas Llosa se negó. “Decían que querían escoltarme, yo les dije que no hacía falta, que no temía por mi seguridad, que yo tengo muchos amigos aquí”, aseguró el escritor en medio del tumulto al salir del aeropuerto y abordar un auto hacia Caracas.

Lo mismo sucedió con su hijo Álvaro Vargas Llosa, quién fue retenido en la víspera por espacio de tres horas en el aeropuerto en donde le indicaron no emitir declaraciones sobre política interna. Antes de llegar a Venezuela, Vargas Llosa criticó desde Bogotá el “populismo” del gobierno del presidente Hugo Chávez y aseguró que utiliza el dinero del petróleo para “sobornar a gobiernos democráticos”.

Después que las autoridades le advirtiesen de que no podía hacer declaraciones políticas bajo “el riesgo de ser expulsado del país”, el escritor peruano, señaló que no había llegado a Venezuela “a insultar” al presidente Hugo Chávez, sino “a expresar ideas”. “No vengo a insultar a Chávez, a los presidentes los critico cuando me parece que hay que criticar, y lo hago con energía, pero jamás a través del insulto”.

Vargas Llosa, que calificó su ingreso a Venezuela como “accidentado”, aseguró que estas advertencias son “intimidaciones” y que no cree que “estos gestos contribuyan a mejorar la imagen de Venezuela en el mundo”, sino que más bien “confirman los temores que hay entre la comunidad democrática sobre la libertad en Venezuela”. Este incidente, se suma al ocurrido con su hijo, Álvaro Vargas Llosa, quien también fue retenido durante varias horas por las autoridades aeroportuarias cuando llegó a Venezuela para participar del mismo foro.

“No hemos venido a insultar a nadie, si no a expresar ideas y a defender ciertos valores y principios, que son justamente los que han servido para atajar la violencia y traer el progreso a los pueblos”, añadió Vargas Llosa, de 73 años y eterno aspirante al premio Nobel. Su llegada a Venezuela coincidió con el aniversario de la supresión de la licencia de emisión en señal abierta del canal opositor Radio Caracas Televisión (RCTV) por parte del Gobierno de Chávez, por la que diversos sectores opositores han convocado una marcha en la capital venezolana.

“El cierre de RCTV fue un acontecimiento lamentable que mereció muy justas críticas en el mundo entero y desde luego que espero que no se vuelva a repetir semejante agravio contra la libertad de expresión”, afirmó el escritor peruano. También mencionó que lo ocurrido en el aeropuerto, que “estos incidentes menores, gajes del oficio para gentes que están comprometidas con la democracia, que tienen siempre avatares complicados en América Latina”.

El Foro “Encuentro Internacional Libertad y Democracia”, es organizado por el Centro de Divulgación del Conocimiento Económico por la Libertad (Cedice) y contará con la participación, entre otros, del ex presidente boliviano Jorge Quiroga y el ex canciller y diplomático mexicano Jorge Castañeda.

El ministro venezolano de Cultura, Héctor Soto, llamó “irrespetuoso ex intelectual” al escritor peruano Mario Vargas Llosa, horas antes de que este llegue a Caracas para participar en un foro internacional. “Este ex intelectual también debe haber perdido algo de inteligencia al expresarse de manera irrespetuosa contra” el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y contra “íconos del pueblo” latinoamericano como el argentino cubano Ernesto “Ché” Guevara”, mencionó Soto.

Según versiones provenientes de Colombia, Vargas Llosa, dijo que Chávez desestabiliza la democracia con sobornos a gobiernos de la región y apoyos a sectores radicales fieles a un socialismo que “es una moda como la camisa del Ché”. Al parecer, esto hizo que el Ministro de Cultura venezolano propiciara tantos calificativos al escritor peruano.

“Este deslenguado, que ha venido varias veces al país, no tiene siquiera inteligencia suficiente como para no agredir íconos del pueblo”, afirmó Soto, quién mencionó que Vargas Llosa se nacionalizó español por que “le da vergüenza” ser peruano. “Un señor como Vargas Llosa ha perdido su condición de intelectual, es un ex intelectual (…), nosotros estamos construyendo y él tratando de destruir”, sostuvo Soto, después de leer opiniones atribuidas al escritor en las que descalifica, por ejemplo, al escritor uruguayo recientemente fallecido, Mario Benedetti.

En tanto, los dirigentes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), liderado por Chávez, advirtieron que respaldarán al Gobierno si decide expulsar del país a los participantes en el foro y el ministro del Interior, Tarek El Aissami, mencionó que el Gobierno no permitirá que falten el respeto al mandatario. “No vienen a participar para nada en un evento o un foro que deje algo constructivo al país, todo lo contrario: viene a provocar, a ofender a nuestras instituciones, a tratar de faltar el respeto al presidente, cosa que no vamos a permitir”, aseguro.

El ministro venezolano confirmó que paralelamente al foro de la “ultraderecha latinoamericana”, se celebrarán encuentros de ministros de Cultura de los países de la Alba, “con decenas de verdaderos intelectuales y el pueblo, en las calles”, porque “no se trata de una cita académica sino de una fiesta popular”. Sobre la reunión de ministros, mencionó que planteará “una marcha cívico militar” con soldados y civiles de los países bolivarianos en conmemoración del bicentenario de la Independencia de España.

Mientras tanto, el mandatario peruano, Alan García, calificó el hecho como una muestra de intolerancia y un hecho antidemocrático. “Lamentable, todo lo que atente contra la libertad de pensamiento y expresión es intolerancia, es antidemocrático”, afirmó García. El Presidente peruano, se mostró confiado en que estos sucesos intimiden a Vargas Llosa. “No creo que nadie se atreva a intentar amordazar a un hombre con tanto prestigio que defiende esencialmente la libertad y la democracia”. “Espero que tendrá oportunidad de expresar sus ideas y que podrá hacerlo con toda libertad”, agregó García.

En la inauguración del foro sobre libertades, Vargas Llosa mencionó que Venezuela “podría convertirse en la segunda Cuba de América Latina”. Advirtiendo que sobre la “deriva” del Gobierno del presidente Hugo Chávez que, en su opinión, “se acerca cada vez más a las dictaduras comunistas”. “No queremos que Venezuela se convierta en una sociedad totalitaria comunista. No lo es todavía porque si lo fuera no estaríamos aquí”, expresó el escritor.

“Venezuela podría convertirse en la segunda Cuba de América Latina, pero no lo permitiremos”, argumentó, ante una audiencia de 400 personas que acudieron al foro. “La libertad es el valor supremo”, que “abusada por politicastros y demagogos, la palabra libertad ha perdido parte de su significado”.

“La democracia fiscaliza el poder, por eso no estamos aquí para defender las democracias de mercado”, señaló el escritor peruano, quién recordó que se ha visto “la implosión de esos regímenes que habían proyectado el paraíso socialista en la tierra como la URSS y China”. “Vemos que solo se mantiene la ficción socialista en Cuba y en Corea del Norte”, agregó.

Chávez amenaza con encarcelar a adversarios y sacar tanques en Venezuela

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, amenzó con sacar los tanques a las calles y encarcelar a los opositores que no acepten los resultados de las elecciones regionales del pais.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, amenazó con sacar los tanques a las calles y encarcelar a los opositores que no acepten los resultados de las elecciones regionales del país.

E

l presidente venezolano, Hugo Chávez, ha radicalizado su discurso antes de los comicios regionales en el país, tras amenazar con sacar tanques a las calles si pierde plazas electorales ante la oposición y con meter a la cárcel a los adversarios que no reconozcan los resultados oficiales. Según las encuestas, el oficialismo triunfaría en la mayoría de las gobernaciones y alcaldías del país, pero los candidatos de Chávez podrían perder algunos estados y ciudades importantes del territorio venezolano.

“Si ustedes permiten que la oligarquía (…) regrese a la gobernación, a lo mejor voy a terminar sacando los tanques de la brigada blindada para defender al Gobierno revolucionario y para defender al pueblo”, declaró el presidente venezolano, durante un mitin en el estado de Carabobo. “¡Patria o muerte es la consigna!” agregó, tras reconocer que su candidato no lidera los sondeos en uno de los estados más poblados de Venezuela, con 28 millones de habitantes.

Según los analistas, Chávez suele recurrir a este tipo de “amenazas electorales” para polarizar la contienda y movilizar a sus seguidores en el día de la votación, factor importante en unos comicios regionales marcados por altos niveles de abstención. Estas elecciones son clave para el Gobierno, ya que del resultado en las urnas dependerá el margen de maniobra para proseguir con su autoproclamada “revolución socialista”, también medirá su fuerza electoral para plantear la modificación de la Constitución que le permita ser candidato para el 2013. Chávez aún está golpeado por la derrota sufrida el año pasado, cuando su propuesta de reforma a la carta magna, que contemplaba eliminar los límites a la reelección presidencial, fue rechazada por estrecho margen en un referendo.

En el 2004, en las elecciones regionales, los aliados de Chávez se impusieron en 21 de las 23 gobernaciones, más el gobierno del distrito de la capital. Se estima que la oposición podría logar entre tres y ocho gobernaciones, entre ellas algunas que tienen peso electoral. Ante este escenario, el mandatario ha amenazado con encarcelar a algunos dirigentes opositores por corrupción o si no respetan los resultados del próximo 23 de noviembre, asegurando que entregará menos recursos a las regiones con gobiernos “antirrevolucionarios”.

“El actual gobernador mafioso y traidor no va a entregar la gobernación (…). Sí es así (el gobernador) Ramón Martínez no sólo va a perder la gobernación, sino que va terminar en la cárcel, él verá, te vamos a barrer asqueroso traidor”, dijo Chávez en el estado de Sucre. Martínez es uno de los llamados “disidentes” que tras abandonar filas oficialistas por diferentes motivos, siendo calificado por el presidente de “traidores a la patria” y supones una complicación electoral para Chávez.

El mandatario venezolano también ha emprendido una dura campaña contra el ex candidato presidencial de oposición y actual gobernador de Zulia, Manuel Rosales, al que aseguró que lo encarcelará por “corrupto” y por “conspirador”. También advirtió que el regreso de la oposición al Gobierno local dará armas al “enemigo” para tratar de derrocar su Gobierno y provocar una “guerra civil” en Venezuela.