Escritor peruano Mario Vargas Llosa ganó el premio Nobel de Literatura 2010.

El novelista peruano, Mario Vargas Llosa, se sorprendió al enterarse que fue elegido como ganador del premio Nobel de Literatura 2010, el primero que recibe un latinoamericano después de 20 años. El comité que entrega este galardón mencionó que Vargas Llosa recibió el premio “por su cartografía de estructuras de poder y sus mordaces imágenes de la resistencia individual, sublevación y derrota”.

A sus 74 años de edad, Mario Vargas Llosa se ha convertido en el primer latinoamericano ganador del Nobel de Literatura desde el mexicano Octavio paz, quién lo recibió en 1990. Cabe recordar que el escritor peruano debutó internacionalmente en 1966 con su novela “La Ciudad y los Perros”.

El novelista peruano se encuentra en Nueva York, dictando clases en la Universidad de Princeton. En donde manifestó que, “Es el reconocimiento a una de las lenguas más importantes en el mundo de hoy, uno de los grandes vehículos de la comunicación, de la creación cultural, literaria, artística”.

Peter Englund, secretario permanente del comité del Nobel, mencionó que cuando llamó por teléfono a Vargas Llosa para darle la noticia se incomodó por la hora, pero se contagio de la alegría del peruano. “Me dio un poco de vergüenza llamarlo tan temprano. Pero estaba levantado desde las 5 de la mañana preparando una clase (…) Estaba eufórico. Estaba muy, muy emocionado”.

Tras conocer la noticia, el escritor peruano expresó sorpresa y hasta mencionó que pensó que le jugaban una broma. “Esta mañana creí que podría ser una broma la llamada de ese señor que me dijo que era el secretario general” de la Academia Sueca.

El escritor peruano aseguró que el máximo galardón no le cambiará la vida. “No creo que el Nobel cambie mi estilo, mis temas, eso viene de la parte íntima de mi personalidad (…) voy a seguir escribiendo hasta el último día de mi vida”. En broma, agregó “Lo que sí va a cambiar es mi vida diaria y espero que solo temporalmente (…) hoy no esperaba estar rodeado de tantos periodistas pero voy a tratar de sobrevivir”. También recordó que en sus inicios como escritor, la literatura latinoamericana era ignorada por el mundo, “Ahora sabemos que América también puede producir músicos, pintores y… novelistas”.

Vargas Llosa no dejó de lado a su país natal y le dedicó el premio al Perú, agradeciendo a España por haberlo apoyado intensamente en la difusión de sus obras. “El Perú soy yo, aunque a algunos no les guste, (Alberto) Fujimori no me quería reconocer como peruano, lo que yo escribo es el Perú también, mientras que España se ha vuelto un país mío”, manifestó.

Por otro lado, mencionó que le gustaría ser aceptado con sus ideas políticas. “Soy un ciudadano con ideas políticas y todo ciudadano debe intervenir en el debate de los temas sociales y políticos (…) yo he criticado y continúo criticando la dictadura cubana, como lo hice en tiempos de Pinochet”, señaló. Comentando luego que le había alegrado los resultados de las últimas elecciones en Venezuela.

En su país natal, Perú, la noticia se esparció rápido y alegró a todos. El presidente Alan García, con quién tuvo enfrentamientos por diferencias políticas hasta el día de hoy, catalogó el premio como un “acto de justicia” a sus 50 años de trabajo. “El mundo reconoce la inteligencia y la voluntad literaria y democrática de Vargas Llosa y es un acto de justicia enorme que en verdad esperábamos desde nuestra juventud”.

Toda Latinoamérica también estuvo a tanto de la noticia. En Santiago de Chile, el presidente Sebastián Piñera envió una felicitación al escritor vía Twitter, en donde escribió “es un orgullo para todos los latinoamericanos”. En México, el presidente Felipe Calderón, utilizó la misma vía, escribiendo “Muchas felicidades al estimado y admirado Mario Vargas Llosa por haber ganado el premio Nobel de Literatura. Es un orgullo latinoamericano”.

En su juventud, el escritor peruano fue un idealista de izquierda, pero estuvo en contra de la revolución comunista cubana de Fidel Castro, a quién apoyaba, luego de que el Gobierno de la isla obligara al poeta Heberto Padilla a hacer una autocrítica. En la actualidad es considerado un conservador y hace críticas al presidente venezolano, Hugo Chávez, líder latinoamericano que ha influido en el reforzamiento de la izquierda en países de la región.

“Creo que es un premio literario y espero que me lo hayan dado por mi obra más que por mis opiniones políticas. Ahora si mis opiniones políticas en defensa de la democracia, en defensa de la libertad, en contra de las dictaduras han sido tomadas en cuenta pues en buena hora”, manifestó el novelista peruano.

Su obra se construye sobre sus experiencias de vida en Perú a finales de la década de 1940 y 1950. Vargas Llosa se presentó como candidato a la presidencia del Perú en 1990, pero perdió frente a un desconocido Alberto Fujimori, el ex presidente ahora purga condena por abusos a los derechos humanos en su Gobierno, entre los años 1990 y 2000. Aunque muchos retractores no ven a Vargas Llosa como perdedor, siempre dicen que fue lo mejor que le pudo pasar a él, pues mencionan que el Perú se perdió un buen presidente, pero ganó un excelente literato y ahora Nobel.

El escritor se nacionalizó español en 1993, tres años después de perder la elección presidencial, en una decisión que fue criticada en ese entonces en el Perú. Según sus retractores, el novelista se había decepcionado de la política, a la que ingresó en 1987 cuando lideró una propuesta contra el primer Gobierno del presidente García, quien quería en ese momento nacionalizar la banca peruana en medio de la peor crisis económica del país.

Hace poco, en septiembre, el novelista volvió a criticar duramente a García por aprobar una polémica ley que podría liberar de juicios a militares acusados de abusos a los derechos humanos. Sumándose a la mayoría de peruanos que criticaron esta ley, por ello, García no tuvo más remedio que derogarla.

Asimismo, se le recuerda mucho a Vargas Llosa sobre la rivalidad más famosa que existe en el mundo literario. En 1976, golpeó en público a su amigo y colega colombiano Gabriel García Márquez. Dejaron de hablarse y el motivo de la pelea aún permanece en misterio. Incluso un fotógrafo, amigo del escritor colombiano, tomó una foto a García Márquez, con el ojo negro, llegando a escribir sobre el incidente en el 2007 y sugirió que estaba relacionado con la esposa de Vargas Llosa.

El novelista peruano perteneció al llamado “boom latinoamericano” de la literatura junto a grandes figuras como García Márquez, el argentino Julio Cortázar o los mexicanos Carlos Fuentes y Juan Rulfo.

El premio, a parte del galardón literario, es de 10 millones de coronas suecas (1,5 millones de dólares). (1 dólar = 6,684 coronas suecas) 

Vargas Llosa era el eterno candidato para ganar el Nobel. Pero los favoritos de este año eran el novelista estadounidense Cornac McCarthy y el autor keniata Ngugi wa Thiong’o, según la corredora de apuestas británica Ladbrokes.

En la actualidad, Mario Vargas Llosa prepara la publicación de su próximo libro “El sueño del celta”. La obra trata de la vida de un irlandés en la época del “boom” de la industria del caucho.

Anuncios

El escritor peruano Mario Vargas Llosa fue retenido y maltratado en Venezuela.

El escritor peruano, Mario Vargas Llosa, fue retenido en el aeropuerto de Maiquetía, Venezuela, por una hora, en dónde le quitaron su pasaporte y le advirtieron que no criticara al Gobierno de Hugo Chávez, bajo amenazas de expulsión del país. Fue deplorable lo acontecido.
El escritor peruano, Mario Vargas Llosa, fue retenido en el aeropuerto de Maiquetía, Venezuela, por una hora, en dónde le quitaron su pasaporte y le advirtieron que no criticara al Gobierno de Hugo Chávez, bajo amenazas de expulsión del país. Fue deplorable lo acontecido.
 

El escritor peruano Mario Vargas Llosa, fue detenido en el aeropuerto caraqueño de Maiquetía, Venezuela, por más de una hora por los agentes de migración, país en el que participará en una conferencia sobre libertad y democracia. Al escritor un comando militar pretendió escoltarlo hasta el hotel “por su seguridad”, pero Vargas Llosa se negó. “Decían que querían escoltarme, yo les dije que no hacía falta, que no temía por mi seguridad, que yo tengo muchos amigos aquí”, aseguró el escritor en medio del tumulto al salir del aeropuerto y abordar un auto hacia Caracas.

Lo mismo sucedió con su hijo Álvaro Vargas Llosa, quién fue retenido en la víspera por espacio de tres horas en el aeropuerto en donde le indicaron no emitir declaraciones sobre política interna. Antes de llegar a Venezuela, Vargas Llosa criticó desde Bogotá el “populismo” del gobierno del presidente Hugo Chávez y aseguró que utiliza el dinero del petróleo para “sobornar a gobiernos democráticos”.

Después que las autoridades le advirtiesen de que no podía hacer declaraciones políticas bajo “el riesgo de ser expulsado del país”, el escritor peruano, señaló que no había llegado a Venezuela “a insultar” al presidente Hugo Chávez, sino “a expresar ideas”. “No vengo a insultar a Chávez, a los presidentes los critico cuando me parece que hay que criticar, y lo hago con energía, pero jamás a través del insulto”.

Vargas Llosa, que calificó su ingreso a Venezuela como “accidentado”, aseguró que estas advertencias son “intimidaciones” y que no cree que “estos gestos contribuyan a mejorar la imagen de Venezuela en el mundo”, sino que más bien “confirman los temores que hay entre la comunidad democrática sobre la libertad en Venezuela”. Este incidente, se suma al ocurrido con su hijo, Álvaro Vargas Llosa, quien también fue retenido durante varias horas por las autoridades aeroportuarias cuando llegó a Venezuela para participar del mismo foro.

“No hemos venido a insultar a nadie, si no a expresar ideas y a defender ciertos valores y principios, que son justamente los que han servido para atajar la violencia y traer el progreso a los pueblos”, añadió Vargas Llosa, de 73 años y eterno aspirante al premio Nobel. Su llegada a Venezuela coincidió con el aniversario de la supresión de la licencia de emisión en señal abierta del canal opositor Radio Caracas Televisión (RCTV) por parte del Gobierno de Chávez, por la que diversos sectores opositores han convocado una marcha en la capital venezolana.

“El cierre de RCTV fue un acontecimiento lamentable que mereció muy justas críticas en el mundo entero y desde luego que espero que no se vuelva a repetir semejante agravio contra la libertad de expresión”, afirmó el escritor peruano. También mencionó que lo ocurrido en el aeropuerto, que “estos incidentes menores, gajes del oficio para gentes que están comprometidas con la democracia, que tienen siempre avatares complicados en América Latina”.

El Foro “Encuentro Internacional Libertad y Democracia”, es organizado por el Centro de Divulgación del Conocimiento Económico por la Libertad (Cedice) y contará con la participación, entre otros, del ex presidente boliviano Jorge Quiroga y el ex canciller y diplomático mexicano Jorge Castañeda.

El ministro venezolano de Cultura, Héctor Soto, llamó “irrespetuoso ex intelectual” al escritor peruano Mario Vargas Llosa, horas antes de que este llegue a Caracas para participar en un foro internacional. “Este ex intelectual también debe haber perdido algo de inteligencia al expresarse de manera irrespetuosa contra” el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y contra “íconos del pueblo” latinoamericano como el argentino cubano Ernesto “Ché” Guevara”, mencionó Soto.

Según versiones provenientes de Colombia, Vargas Llosa, dijo que Chávez desestabiliza la democracia con sobornos a gobiernos de la región y apoyos a sectores radicales fieles a un socialismo que “es una moda como la camisa del Ché”. Al parecer, esto hizo que el Ministro de Cultura venezolano propiciara tantos calificativos al escritor peruano.

“Este deslenguado, que ha venido varias veces al país, no tiene siquiera inteligencia suficiente como para no agredir íconos del pueblo”, afirmó Soto, quién mencionó que Vargas Llosa se nacionalizó español por que “le da vergüenza” ser peruano. “Un señor como Vargas Llosa ha perdido su condición de intelectual, es un ex intelectual (…), nosotros estamos construyendo y él tratando de destruir”, sostuvo Soto, después de leer opiniones atribuidas al escritor en las que descalifica, por ejemplo, al escritor uruguayo recientemente fallecido, Mario Benedetti.

En tanto, los dirigentes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), liderado por Chávez, advirtieron que respaldarán al Gobierno si decide expulsar del país a los participantes en el foro y el ministro del Interior, Tarek El Aissami, mencionó que el Gobierno no permitirá que falten el respeto al mandatario. “No vienen a participar para nada en un evento o un foro que deje algo constructivo al país, todo lo contrario: viene a provocar, a ofender a nuestras instituciones, a tratar de faltar el respeto al presidente, cosa que no vamos a permitir”, aseguro.

El ministro venezolano confirmó que paralelamente al foro de la “ultraderecha latinoamericana”, se celebrarán encuentros de ministros de Cultura de los países de la Alba, “con decenas de verdaderos intelectuales y el pueblo, en las calles”, porque “no se trata de una cita académica sino de una fiesta popular”. Sobre la reunión de ministros, mencionó que planteará “una marcha cívico militar” con soldados y civiles de los países bolivarianos en conmemoración del bicentenario de la Independencia de España.

Mientras tanto, el mandatario peruano, Alan García, calificó el hecho como una muestra de intolerancia y un hecho antidemocrático. “Lamentable, todo lo que atente contra la libertad de pensamiento y expresión es intolerancia, es antidemocrático”, afirmó García. El Presidente peruano, se mostró confiado en que estos sucesos intimiden a Vargas Llosa. “No creo que nadie se atreva a intentar amordazar a un hombre con tanto prestigio que defiende esencialmente la libertad y la democracia”. “Espero que tendrá oportunidad de expresar sus ideas y que podrá hacerlo con toda libertad”, agregó García.

En la inauguración del foro sobre libertades, Vargas Llosa mencionó que Venezuela “podría convertirse en la segunda Cuba de América Latina”. Advirtiendo que sobre la “deriva” del Gobierno del presidente Hugo Chávez que, en su opinión, “se acerca cada vez más a las dictaduras comunistas”. “No queremos que Venezuela se convierta en una sociedad totalitaria comunista. No lo es todavía porque si lo fuera no estaríamos aquí”, expresó el escritor.

“Venezuela podría convertirse en la segunda Cuba de América Latina, pero no lo permitiremos”, argumentó, ante una audiencia de 400 personas que acudieron al foro. “La libertad es el valor supremo”, que “abusada por politicastros y demagogos, la palabra libertad ha perdido parte de su significado”.

“La democracia fiscaliza el poder, por eso no estamos aquí para defender las democracias de mercado”, señaló el escritor peruano, quién recordó que se ha visto “la implosión de esos regímenes que habían proyectado el paraíso socialista en la tierra como la URSS y China”. “Vemos que solo se mantiene la ficción socialista en Cuba y en Corea del Norte”, agregó.

El mundo literario da el último adiós al escritor uruguayo Mario Benedetti.

El escritor uruguayo Mario Benedetti falleció a los 88 años después de una larga enfermedad, pero su legado siempre estará presente, no solo para sus compatriotas sino para el mundo entero.
El escritor uruguayo Mario Benedetti falleció a los 88 años después de una larga enfermedad, pero su legado siempre estará presente, no solo para sus compatriotas sino para el mundo entero.
U

ruguay y todo el mundo literario lamenta la muerte del escritor, poeta y ensayista Mario Benedetti. Los restos del escritor eran velados en el salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo en medio de la congoja de los presentes, para poder enterrarlo al día siguiente. Benedetti, falleció a los 88 años, tras una enfermedad que venía padeciendo desde hace un año, con problemas respiratorios, sangrado de colon por inflamación e insuficiencia renal. Fue hospitalizado desde el 24 de abril hasta el 6 de mayo, sometido a antibióticos, anti-inflamatorios y suero.

Las banderas nacionales en todas las instituciones uruguayas amanecieron a media asta. Los uruguayos comenzaron a darle el último adiós a uno de sus más queridos y reconocidos escritores. El día fue decretado como luto nacional, por eso decenas de personas comenzaron a desfilar frente al ataúd del escritor, a cuyo lado se encontraban sus más íntimos amigos, como el cantautor Daniel Viglieti y familiares. Hasta el presidente Tabaré Vázquez asistió al acto. “Una persona como Mario nunca muere, se siembra”, recalcó.

En enero del 2008, pasó casi un mes internado y a partir de allí el deterioro de su salud virtualmente lo enclaustró en su departamento céntrico de Montevideo. Nunca pudo recuperarse bien del golpe que significó la muerte de su esposa Luz López, su compañera por 46 años, quién falleció en abril del 2006.

“La vida es una máquina / para la cual no hay respuestas / ni repuestos”, escribió Don Mario en uno de sus tantos versos que marcaron su historia de poeta y autor de exitosas novelas como “Gracias por el fuego” y “La Tregua”, esta última traducida a varios idiomas y llevada al cine en 1974, por el director argentino Sergio Renán, en una cinta protagonizada por Héctor Alterio y “La borra del café” en 1993.

“El dolor se dice callando”, expresó escuetamente Eduardo Galeano, otro de los importantes literatos del Uruguay, amigo personal de Benedetti.

“Todo lo que digamos de Benedetti será poco en comparación a lo que él hizo por acerca su poesía a todos lo ciudadanos”, expresó Angeles González-Sinde, ministra de Cultura del gobierno de España, donde Benedetti residió durante los años de su exilio. “Hizo de su obra algo muy personal para muchos”, agregó.

“Mario perdió la batalla, nosotros, sus amigos, sus lectores, también”, redactó el premio Nobel portugués José Saramago, en su blog personal. “Restará la memoria, restarán los libros, pero, en este momento, memoria y libros casi nos parecen poco. El dolor y la tristeza no se aliviarán tan pronto”. Justamente, la semana pasada, el día en que retornó a su domicilio, Saramago y su esposa Pilar del Río, convocaron a leer un poema para darle ánimo. “Arranquemos sus poemas de la inmovilidad de la página y hagamos con ellos una nube de palabras, de sonidos, de música, que atraviesen el mar atlántico y se detenga, como una orquesta protectora, delante de la ventana que está prohibido abrir, acunándole el sueño y haciéndolo sonreír al despertar”, publicó Saramago en su sitio web. “Entiendo que en Uruguay haya un sentimiento de duelo, pero no es exclusivo de Uruguay. Basta ver las noticias de todo el mundo para ver que hay muchísimos lectores de Benedetti – y gente que no lo leyó – que también está de duelo”, agregó el escritor portugués.

La Universidad de Alicante, de la que el escritor uruguayo era Doctor Honoris Causa, comunicó que celebrará un acto de homenaje el próximo 26 de mayo. Benedetti donó a esta institución cerca de 2.000 ejemplares de libros y películas, entre los que se encuentran algunas ediciones de gran valor ya agotadas, de la biblioteca persona de su casa de Madrid.

“La literatura universal siente un desgarro”, manifestó el escritor y director de Cultura de la intendencia de Montevideo, Mauricio Rosencof.

“¿Qué será de Montevideo, mutilada de él? (…) ¿Qué será de nosotros, sin su bondad inexplicable?”, palabras de Eduardo Galeano, en el diario argentino Página12.

“Es alguien insustituible, el primero que me diría que no, es él, pero yo insistiría, sigo insistiendo, hay insustituibles y Mario es uno de ellos”, mencionó el cantautor Daniel Viglietti.

El cantautor catalán Joan Manuel Serrat, quien en 1985 grabó como canciones textos de Benedetti, en el álbum “El Sur también existe”, expresó que la poesía del uruguayo “Tocaba directamente el corazón de la gente”.

En Cuba, que Benedetti consideraba un polo ideológico de su vida, el deceso cayó como una desagradable e infortunada sorpresa. “Sus poemas de una estética coloquial han servido mucho a las generaciones más jóvenes para enamorar y para la lectura íntima. Pero, sobre todo, fue un gran cuentista”, expresó el presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), el novelista Miguel Barnet, al enterarse del deceso.

El escritor defendió sin claudicaciones el régimen castrista, con lo que políticamente marcó divisiones. El periódico oficial Granma, tituló que “las letras lloran” por su pérdida. Y la Casa de las Américas, una de las instituciones culturales más reconocidas del continente y que le mismo Benedetti ayudó a prestigiar, comunicó que se realizará un acto en memoria del narrador.

El escritor uruguayo fue galardonado en múltiples ocasiones: Doctor Honoris Causa de la Universidad de la República, Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Montevideo, Premio Bartolomé Hidalgo a su trayectoria, premio Reina Sofía de España y una distinción del presidente de Chile, Ricardo Lagos. Asimismo recibió el Premio Cristo Boptev de Bulgaria por sus ensayos y poemas. En 1987, fue condecorado en Bruselas con el Premio Llama de Oro de Amnistía Internacional por su novela “Primavera con una esquina rota”, en 1989 la Medalla Haydee Santamaría, otorgada por el Consejo de Estado de Cuba y en el 2005, recibió el Menéndez Pelayo.

Después de la presentación de uno de sus libros, hace dos años, el escritor uruguayo Mario Benedetti, afirmó que ya no quería más homenajes porque se sentía cansado y se retiró casi por completo de la vida pública. Pese a ello, tanto “Vivir Adrede” como su última obra, “Testigo de uno mismo”, fueron de las más buscadas por los uruguayos, que lo veneraban como uno de sus principales y más queridos escritores con una carrera literaria de seis décadas.

En los últimos años, el escritor seguía trabajando, pese al deterioro de su salud y la muerte de Luz, su compañera de toda la vida en el 2006. Antes de morir daba los últimos retoques a un libro de poemas “Biografía para encontrarme”. Fue un ácido crítico al gobierno de los Estados Unidos, Benedetti debió exiliarse durante 12 años de Uruguay durante el Gobierno de facto (1973 – 1985) y, tras pasar por Argentina, Perú y Cuba, eligió a Madrid como su segundo hogar.

Varios de sus poemas, sobre la amistad, el amor y el compromiso social, fueron adaptados por cantantes como Joan Manuel Serrat y el uruguayo Daniel Viglietti. Con varias operaciones al corazón a cuestas, desde 1992, Benedetti publicó casi una obra por año, en una prolífica carrera literaria que comenzó en 1949. El público, desde adolescentes hasta ancianos, abarrotaba cada presentación en la que el escritor leía y bromeaba con partes de su obra.

Una de sus últimas apariciones públicas, fue en un espectáculo llamado “A dos voces” junto al cantautor Viglietti, ambos artistas iconos de las generaciones que vivieron bajo el Gobierno militar de las décadas del 1970 y 1980 agotaron en pocos días todas sus funciones. En sus recientes escritos, en su mayoría libros de poesías, sus críticas al capitalismo y a Estados Unidos siguieron presentes, pero su visión de la vida y la muerte acaparó las líneas.

Benedetti era uno de los últimos representantes de la “generación de 1945”, a la que también pertenecían Juan Carlos Onetti y la poetisa Idea Vilariño, quién falleció apenas semanas atrás a los 89 años. “Termina toda una época para muchos de nosotros porque él era el exponente mayor de la generación del 45, aquella que logró remover los cimientos intelectuales del Uruguay y tomarlo de cara al continente americano y no de espaldas a él”, expresó el escritor Mario Delgado Aparaín.

El escritor nació el 14 de septiembre de 1920 en el norteño departamento de Tacuarembó, pero estudió en Montevideo. Benedetti escribió poesías, cuentos, ensayos y novelas a lo largo de su carrera. La popularidad lo alcanzó en 1956, tras publicar “Poemas de oficina”, que trata sobre la rutina del trabajo en un estilo considerado por algunos críticos como “no poético”.

Sus agudas descripciones de la vida diaria de Montevideo y la burocracia estatal le ganaron cientos de seguidores en el país y más allá de sus fronteras.