Escritor peruano Mario Vargas Llosa ganó el premio Nobel de Literatura 2010.

El novelista peruano, Mario Vargas Llosa, se sorprendió al enterarse que fue elegido como ganador del premio Nobel de Literatura 2010, el primero que recibe un latinoamericano después de 20 años. El comité que entrega este galardón mencionó que Vargas Llosa recibió el premio “por su cartografía de estructuras de poder y sus mordaces imágenes de la resistencia individual, sublevación y derrota”.

A sus 74 años de edad, Mario Vargas Llosa se ha convertido en el primer latinoamericano ganador del Nobel de Literatura desde el mexicano Octavio paz, quién lo recibió en 1990. Cabe recordar que el escritor peruano debutó internacionalmente en 1966 con su novela “La Ciudad y los Perros”.

El novelista peruano se encuentra en Nueva York, dictando clases en la Universidad de Princeton. En donde manifestó que, “Es el reconocimiento a una de las lenguas más importantes en el mundo de hoy, uno de los grandes vehículos de la comunicación, de la creación cultural, literaria, artística”.

Peter Englund, secretario permanente del comité del Nobel, mencionó que cuando llamó por teléfono a Vargas Llosa para darle la noticia se incomodó por la hora, pero se contagio de la alegría del peruano. “Me dio un poco de vergüenza llamarlo tan temprano. Pero estaba levantado desde las 5 de la mañana preparando una clase (…) Estaba eufórico. Estaba muy, muy emocionado”.

Tras conocer la noticia, el escritor peruano expresó sorpresa y hasta mencionó que pensó que le jugaban una broma. “Esta mañana creí que podría ser una broma la llamada de ese señor que me dijo que era el secretario general” de la Academia Sueca.

El escritor peruano aseguró que el máximo galardón no le cambiará la vida. “No creo que el Nobel cambie mi estilo, mis temas, eso viene de la parte íntima de mi personalidad (…) voy a seguir escribiendo hasta el último día de mi vida”. En broma, agregó “Lo que sí va a cambiar es mi vida diaria y espero que solo temporalmente (…) hoy no esperaba estar rodeado de tantos periodistas pero voy a tratar de sobrevivir”. También recordó que en sus inicios como escritor, la literatura latinoamericana era ignorada por el mundo, “Ahora sabemos que América también puede producir músicos, pintores y… novelistas”.

Vargas Llosa no dejó de lado a su país natal y le dedicó el premio al Perú, agradeciendo a España por haberlo apoyado intensamente en la difusión de sus obras. “El Perú soy yo, aunque a algunos no les guste, (Alberto) Fujimori no me quería reconocer como peruano, lo que yo escribo es el Perú también, mientras que España se ha vuelto un país mío”, manifestó.

Por otro lado, mencionó que le gustaría ser aceptado con sus ideas políticas. “Soy un ciudadano con ideas políticas y todo ciudadano debe intervenir en el debate de los temas sociales y políticos (…) yo he criticado y continúo criticando la dictadura cubana, como lo hice en tiempos de Pinochet”, señaló. Comentando luego que le había alegrado los resultados de las últimas elecciones en Venezuela.

En su país natal, Perú, la noticia se esparció rápido y alegró a todos. El presidente Alan García, con quién tuvo enfrentamientos por diferencias políticas hasta el día de hoy, catalogó el premio como un “acto de justicia” a sus 50 años de trabajo. “El mundo reconoce la inteligencia y la voluntad literaria y democrática de Vargas Llosa y es un acto de justicia enorme que en verdad esperábamos desde nuestra juventud”.

Toda Latinoamérica también estuvo a tanto de la noticia. En Santiago de Chile, el presidente Sebastián Piñera envió una felicitación al escritor vía Twitter, en donde escribió “es un orgullo para todos los latinoamericanos”. En México, el presidente Felipe Calderón, utilizó la misma vía, escribiendo “Muchas felicidades al estimado y admirado Mario Vargas Llosa por haber ganado el premio Nobel de Literatura. Es un orgullo latinoamericano”.

En su juventud, el escritor peruano fue un idealista de izquierda, pero estuvo en contra de la revolución comunista cubana de Fidel Castro, a quién apoyaba, luego de que el Gobierno de la isla obligara al poeta Heberto Padilla a hacer una autocrítica. En la actualidad es considerado un conservador y hace críticas al presidente venezolano, Hugo Chávez, líder latinoamericano que ha influido en el reforzamiento de la izquierda en países de la región.

“Creo que es un premio literario y espero que me lo hayan dado por mi obra más que por mis opiniones políticas. Ahora si mis opiniones políticas en defensa de la democracia, en defensa de la libertad, en contra de las dictaduras han sido tomadas en cuenta pues en buena hora”, manifestó el novelista peruano.

Su obra se construye sobre sus experiencias de vida en Perú a finales de la década de 1940 y 1950. Vargas Llosa se presentó como candidato a la presidencia del Perú en 1990, pero perdió frente a un desconocido Alberto Fujimori, el ex presidente ahora purga condena por abusos a los derechos humanos en su Gobierno, entre los años 1990 y 2000. Aunque muchos retractores no ven a Vargas Llosa como perdedor, siempre dicen que fue lo mejor que le pudo pasar a él, pues mencionan que el Perú se perdió un buen presidente, pero ganó un excelente literato y ahora Nobel.

El escritor se nacionalizó español en 1993, tres años después de perder la elección presidencial, en una decisión que fue criticada en ese entonces en el Perú. Según sus retractores, el novelista se había decepcionado de la política, a la que ingresó en 1987 cuando lideró una propuesta contra el primer Gobierno del presidente García, quien quería en ese momento nacionalizar la banca peruana en medio de la peor crisis económica del país.

Hace poco, en septiembre, el novelista volvió a criticar duramente a García por aprobar una polémica ley que podría liberar de juicios a militares acusados de abusos a los derechos humanos. Sumándose a la mayoría de peruanos que criticaron esta ley, por ello, García no tuvo más remedio que derogarla.

Asimismo, se le recuerda mucho a Vargas Llosa sobre la rivalidad más famosa que existe en el mundo literario. En 1976, golpeó en público a su amigo y colega colombiano Gabriel García Márquez. Dejaron de hablarse y el motivo de la pelea aún permanece en misterio. Incluso un fotógrafo, amigo del escritor colombiano, tomó una foto a García Márquez, con el ojo negro, llegando a escribir sobre el incidente en el 2007 y sugirió que estaba relacionado con la esposa de Vargas Llosa.

El novelista peruano perteneció al llamado “boom latinoamericano” de la literatura junto a grandes figuras como García Márquez, el argentino Julio Cortázar o los mexicanos Carlos Fuentes y Juan Rulfo.

El premio, a parte del galardón literario, es de 10 millones de coronas suecas (1,5 millones de dólares). (1 dólar = 6,684 coronas suecas) 

Vargas Llosa era el eterno candidato para ganar el Nobel. Pero los favoritos de este año eran el novelista estadounidense Cornac McCarthy y el autor keniata Ngugi wa Thiong’o, según la corredora de apuestas británica Ladbrokes.

En la actualidad, Mario Vargas Llosa prepara la publicación de su próximo libro “El sueño del celta”. La obra trata de la vida de un irlandés en la época del “boom” de la industria del caucho.

Anuncios

El Nobel de Literatura 2008 lo ganó el Francés Le Clézio.

El novelista francés Jean-Marie Gustave Le Clézio ha sido galardonado por el honorifico premio Nobel de Literatura 2008.

El novelista francés Jean-Marie Gustave Le Clézio ha sido galardonado por el honorífico premio Nobel de Literatura 2008.

El novelista francés Jean-Marie Gustave Le Clézio ha sido galardonado por el honorífico premio Nobel de Literatura 2008. La Academia Sueca que premia con 10 millones de coronas suecas (1,4 millones de dólares), al ganador, alabó al autor de 68 años por sus novelas de aventuras, ensayos y literatura infantil. “Su obra tiene un carácter cosmopolita. Francés, sí, pero más que nada un viajero, un ciudadano del mundo, un nómada”, expresó Horace Engdahl, secretario permanente de la Academia, en conferencia de prensa, tras anunciar al ganador del galardón.

Esta decisión estuvo manchada por la controversia, luego que Engdahl dijo que EE.UU. estaba demasiado aislado y no participaba en el “gran diálogo” de la literatura. Estos comentarios enfurecieron a escritores y críticos de Norteamérica con airadas respuestas, se quejaron de que el comité del Nobel tenía prejuicios contra los autores de ese país. El novelista Toni Morrison fue el último ganador estadounidense del premio en 1993.

Le Clézio, nacido en Niza, pero vivió en Nigeria desde los 8 años, escribió sus primeros trabajos “Un long voyage” y “Oradi Noir”, durante el viaje de un mes de duración. Estudió inglés en una universidad británica y dio clases en instituciones de Bangkok, Cuidad de México, Boston, Austin y Alburqueque, entre otras. Pasó largos años en México y América Central. Se casó con una mujer marroquí en 1975. Su primera novela fue “Le procés verbal” escrita cuando solo tenía 23 años. En Francia ganó el premio Renaudot.

Considerado un escritos experimental en los 60’s, Le Clézio estuvo abocado a investigar temas sobre el medio ambiente y la infancia. Alcanzó el éxito en 1980 con su obra “Desert”, del cual la Academia Sueca calificó de que “contiene imágenes magníficas de una cultura perdida en el desierto del norte de África, contrastadas con una descripción de Europa vista a través de los ojos de inmigrantes no deseados”.

El presidente Francés, Nicolás Sarkozy se sumó a los saludos y alabó a Le Clézio por haber sido galardona por este prestigioso premio. “Un niño de Mauricio y Nigeria, un adolescente en Niza, un nómada de los desiertos americanos y africanos, Jean-Marie Le Clézio es un ciudadano del mundo, un niño de todos los continentes y de todas las culturas… Un gran viajero, encarna el alcance global de la cultura y los valores franceses en un mundo globalizado”, dijo el mandatario francés en un comunicado.

Todos, excepto uno de los premios, se empezaron a conceder en el siglo XIX, patrocinados por el descubridor de la dinamita, Alfred Nobel, y se entregan desde el año 1901. El galardón de Economía lo estableció el Banco Central de Suecia en 1968.